Archivo de la etiqueta: Prensa

La censura refinada (El eterno retorno)

La información, desde sus inicios, ha estado al servicio de la élite. Podemos remontarnos a los inicios de la escritura, en la antigua Mesopotamia, o al Egipto de los faraones, y comprender así que siempre fue utilizada por el poder político-religioso para mantener controlada a la población. Aquel invento fue calificado como la primera revolución de la información.

Con la aparición de la imprenta de tipos móviles, Gutenberg propició, casi sin quererlo, la segunda revolución informativa. El descubrimiento se antojaba peligroso, pues podría traer la democracia cultural -relevante es, en este sentido,  que el primer libro impreso fuese La Biblia, para que así cualquier persona que lo pretendiera pudiera tener todo el saber divino en su propia casa, sin necesidad de intermediarios-, con todo lo que ello conllevaba. Súbitamente,  de nuevo el poder político-religioso se apropió del contenido de los documentos impresos, y censuró todo aquello que se salía de lo estipulado legalmente. Al menos ahora, el pueblo podía tener acceso a la cultura, así como la posibilidad de almacenarla, aunque hasta bien entrado el siglo XX no se  consiguieran unos niveles de alfabetización dignos en España.

Actualmente, dicen que vivimos una tercera revolución, la de la era digital. Y llegó el más difícil todavía: Continuar leyendo


Menéame y Público, insultos a la libertad de expresión

¿Paga el diario al portal web para no que no dé cabida a noticias críticas con Público?

Por todos es conocido el efecto Menéame. Un simple enlace, y súbitamente se disparan las visitas a una determinada web. También por todos es sabido que el portal impone una corriente de opinión, la de la mayoría, canalizada a través de los votos y comentarios, que ejerce su influencia sobre una minoría carente de actitud crítica.

Esto último es bien sabido por los propios medios de comunicación, que ven en las páginas de ese tipo una fenomenal fuente de visitas, con las que sacar una mayor tajada de los anunciantes y, de paso, una forma de ganar lectores entre un público generalmente joven. Da igual que ello se consiga a través de noticias-gancho ridículas e insulsas, escenas dignas de cualquier película de los hermanos Marx, que sirven para aborregar aún más a la población y hacerla más servil -¡si Horkheimer levantara la cabeza!-, como podemos ver aquí, aquí, aquí o aquí.

Si esa maquiavélica forma de actuar sobrepasa lo éticamente correcto, el que un diario como Público pague a  cierto tipo de personas asesinos ideológicos a sueldo -¿moderadores de Menéame?-, para que destrocen noticias que consideran críticas -no se sabe a santo de qué- inasumibles,  a base de votos negativos y comentarios que, si tercia, llegan a incluir injurias, calumnias y amenazas, constituye un verdadero atentado terrorista a los valores  democráticos. Esos que tantas vidas, dicho sea de paso, han costado en este país.

Todo surge con el enlace que un lector del Sinfuturo realiza de la entrada Ese molesto compañero llamado libertad a Menéame, artículo rebautizado en esta web como Lectores del diario Público votan masivamente en contra de un comentario que defiende la libertad de expresión.

A pesar de las advertencias de dos usuarios de Menéame…

Continuar leyendo


La dictadura de los medios de comunicación

“La realidad existe en la mente humana y en ningún otro sitio. No en la mente individual, que puede cometer errores y que, en todo caso, perece pronto. Sólo la mente del Partido, que es colectiva e inmortal, puede captar la realidad. Lo que el Partido sostiene que es verdad es efectivamente verdad. Es imposible ver la realidad sino a través de los ojos del Partido. Este es el hecho que tienes que aprender, Winston. Para ello se necesita un acto de autodestrucción, un esfuerzo de la voluntad. Tienes que humillarte si quieres volverte cuerdo”.

1984, de George Orwell.

Si sustituimos la palabra “Partido” por “medios de comunicación” y releemos el texto, nos daremos cuenta de que no estaba tan equivocado Orwell cuando predijo la dictadura que asolaría a la sociedad de finales del siglo XX, principios del XXI. Hoy día todo lo que sabemos y todo lo que no sabemos sobre el mundo se lo debemos exclusivamente a los medios. A veces, eso sí, tenemos que resignarnos ante lo mucho que desconocemos por informaciones sesgadas, parciales o manipuladas, o por la falta de cobertura de asuntos “que carecen de interés” para el Partido los propios medios. Es entonces cuando tienes que humillarte para no volverte loco a base de preguntas que jamás podremos responder por nosotros mismos.

Y es que, como diría O’Brien, “nada hay al margen del Partido”. Ni siquiera los blogueros, que viven -vivimos-, inmersos en redes sociales de grandes compañías comunicativas, y que basamos el 99% de nuestras propias entradas -que creemos al margen de los medios convencionales- hablando de lo que dice la propia prensa.

Pero da igual. Dedica tu vida a comprar, vivir y salir, para así ser tan feliz como la gente que aparece en los anuncios de la tele, y deja que otros digan por ti cuáles son los temas que deben interesarte y la forma en la que te la deben contar.


Odio los lunes: la prensa, el periodismo y el film noir

Hoy, más por estar aún flipando que por pereza, no voy a escribir un artículo de mi puño y Word, sino que voy a dejarles que lean, que disfruten con tranquilidad, de un artículo-estudio publicado por Víctor Arribas en la revista Nickelodeon en otoño del año 2000. Arribas, para los que no le conozcan, es actualmente presentador de informativos en Telemadrid, y una auténtica eminencia en lo que a cine clásico se refiere. En este extenso artículo que les muestro a continuación, el periodista y cinéfago reflexiona sobre las relaciones del cine clásico con el periodismo. Para los aficionados a una cosa y a la otra, que supongo que en este blog habrán de ser más de dos y de tres, es un texto para paladear con tranquilidad, para disfrutar, y para anotar e incluso llenar el eMule si es necesario. Disfruten.

Continuar leyendo


«i», sofisticación y vanguardia portuguesa

La información es un virus. Es un virus bueno, y el diario «i» sabe que el nuevo periodismo exige que la información sea organizada de forma diferente.

Con estas palabras, Martim Avillez Figuereido, @martimavillez, da la bienvenida a los lectores del nuevo diario de Portugal: i. La cabecera dirigida por Avillez forma parte del grupo de comunicación Sojormedia/Lena, administrado por Francisco Santos y propietaria a su vez de numerosos periódicos regionales como O Ribatejo u O Aveiro. Según informaba Avillez el pasado 4 de Marzo, el nuevo diario parte con una inversión superior a los diez millones de euros que espera rentabilizar en cinco años. Así mismo, «i» cuenta con una redacción formada por 74 periodistas, un equipo que posee “una pasión inmensa por la información y preparado para trabajar“, tal y como los define su director, Martim Avillez, en el editorial.

Sofisticación y vanguardia

iJORNALEn un principio, «i» aparece con la vocación de aunar el papel tradicional y las nuevas tecnologías.  La apuesta está clara desde el principio. Ya hace meses, el grupo lanzó la campaña “i num instante todo muda” en la que ,a través de internet, promovía la interactividad de las personas. Desde Marzo, la campaña se hizo extensible a radio, televisión y prensa con la intención de  anunciar el producto y crear imagen de marca. Hoy, además de iniciar su andadura en papel, «i» presenta su nueva web en la que destaca especialmente su diseño. El portal es rápido y hace uso de todas las funciones de moda. Además de abrir la posibilidad de que los lectores intervengan en el periódico mediante comentarios y enlaces, «i» apuesta por una red social propia, iBlogues, y un twitter, @itwitting, con el que dar a conocer todo el mundo que rodea al periódico.

La imagen es un elemento en «i». Es el primer impacto tanto en papel como en la web. La dirección ha acertado con la idea de utilizar imágenes de gran tamaño como presentación de la marca y a la vez como anunciadores de las noticias más importantes del día. La imagen adquiere una mayor importancia y es el eje sobre el que gira el diseño del periódico, por cierto muy celebrado en Twitter.

Otro elemento sorprendente es Continuar leyendo


Newsmap se muda y cambia su diseño

Ya he hablado alguna vez de Newsmap, un servicio web que hace un “mapa de prensa” en el que se destaca lo más mencionado en las páginas web informativas de un determinado país. Resulta que este servicio se ha mudado a otra dirección (newsmap.jp), pero lo más importante es que ha cambiado su diseño y ha añadido entre los países de los que hacía mapas a Argentina, lo cuál es una buena noticia para los castellanohablantes.

El diseño no varía, pero se han estilizado las formas y mejorado la apariencia.

El diseño no varía, pero se han estilizado las formas y mejorado la apariencia.

Newsmap, sin embargo, mantiene algunos de sus errores, como incluir medios de hispanoamérica entre los españoles y estoy a la espera de saber si se les colará algún artículo de opinión entre la información, algo que antes sucedía de vez en cuando y que ahora he comprobado y, de momento, no ha ocurrido. Esperemos que este servicio siga creciendo porque sin duda puede ser muy útil para analizar los temas más destacados en los medios de un determinado país.


La contrastación de fuentes, en entredicho

El pasado jueves, estando en clase de “Periodismo de Sucesos y Tribunales”, el profesor Ronda Iglesias recibió una llamada que interrumpió la clase. Se trataba de un falso rumor. Según nos comentó el profesor, El Mundo acababa de publicar en su página web la noticia de que habían sido hallados restos de Marta del Castillo en la denominada “zona sensible” del vertedero de Alcalá de Guadaíra, pero que la noticia duró dos minutos en la Red. De hecho, la buscamos en clase y no había ya ni rastro de ella.

Una de las premisas más básicas del Periodismo, la contrastación de las fuentes, se incumple una y otra vez en los medios de comunicación convencionales, llámense Radio, Prensa, Televisión o Internet. En los blogs habría que hacer una excepción, pues la gran mayoría de sus usuarios distribuyen información como “hobbie” y no como un servicio responsable y formador de la opinión pública libre, que debe contrastar la información y blablablá. Esos profesionales, que poseen un título que les acreditan como licenciado en Periodismo (aunque muchísimos ni lo tengan), y que trabajan en un medio de comunicación cuyas repercusiones sobrepasan cuanto podamos imaginar, deberían tomar precauciones ante tales meteduras de patas. Ya no por honor, sino por dinero -lo único que les importa a los medios-, ya que una pifia así supone menos credibiliad y por tanto menos lectores y menos publicidad. Y este ejemplo no es más que otro más de los muchos que se comenten constantemente.

Otro caso muy sonado fue el del famoso intento de compra del R. Betis por parte del Emir Humaid Bin Rashid Al Nuaimi. En este caso, no sólo se la metieron doblada a un medio, sino a toda la prensa local y nacional, tanto deportiva como generalista, así como a algún que otro medio de comunicación internacional.  La noticia resultó ser un invento total de una persona que se presentó como intermediario de la operación y que resultó ser un carroñero en busca de fama. Cuando se pusieron en contacto con el Emir éste ni siquiera sabía qué era el Betis.

Como anécdota, cabe citar que muchos de esos medios publicaron un supuesto comunicado del  intermediario, que no cumplía ni una sola de las características requeridas a un comunicado oficial. Faltaban comas, el primer párrafo no tenía sangría, carecía del sello oficial del emirato, la firma estaba situada a la izquierda en vez de a la derecha… Un horror, vamos. Con decir que no estaba ni justificada, nos podremos hacer una idea de qué tipo de manuscrito se presentó como real, ante la credulidad de los medios. Este gazapo muestra que estos profesionales -que no periodistas- no tienen la más mínima idea de escribir, pues han obviado fallos de redacción que duelen a la vista. Y en este caso ha sido sobre una carta formal, algo que se estudia en la ESO. Una muestra más de que los profesionales desconocen las normas  de expresión y se limitan a repetir fórmulas y frases hechas.

Lo más bochornoso de todo es que la mayoría de esos medios no se han  retractado ni han pedido disculpas por ofrecer una falsa información y engañar a miles de lectores a causa de un mal trabajo periodístico, como por ejemplo el diario AS. Dicen que sin unos medios de información fuertes, la democracia no puede ser una democracia real. Miedo me da pensarlo.