Archivo de la etiqueta: pensamientos

La utopía 2.0: el egotismo y la cancamusa

“Con un par… de gafas”

El Egotismo

Que el mundillo 2.0 se mira mucho el ombligo lo saben muchos, lo que pocos piensan es la prepotencia que hay dentro de esa actitud, parece como si las nuevas tecnologías fueran a permitirnos crear ese paraíso siempre soñado por el hombre.

Pero quizás no sea así, a lo mejor la posibilidad de permanente comunicación con cualquier persona acaba siendo un problema, a lo mejor la cantidad de información que circula en la red acaba siendo un problema, como lo ha sido para muchos y, lo curioso de estos casos, es que normalmente ellos proporcionaron esa información.

Continuar leyendo


El periodismo como fin y no como medio

Los bloggeros no han tardado en dar su visión del congreso y antes de que eche el cierre este mediodía, la Red ya se ha llenado de reacciones. Se han registrado alrededor de 500 post en foros en los que se debaten algunas de las cuestiones que se han analizado en el III Congreso de Nuevo Periodismo y con eso ya puede decirse ‘objetivo cumplido’.

Entre lo más comentado no podía faltar el análisis de la función de los bloggers ya que, aunque en Cáceres ha quedado claro que los blogs no son periodismo, ambos medios de comunicación pueden resultar complementarios y así lo reflejan sus protagonistas.


Eso es lo que dice la noticia de Diario Crítico “Explosión en la blogosfera con el III Congreso de Nuevo Periodismo” acerca del III Congeso de Nuevo Periodismo que tuvo lugar en Cáceres. Al parecer ha quedado clarísimo que los blogs no son periodismo, pero que “ambos” medios son complementarios. Aquí me entra una duda y es a que ambos se refiere, se ha hablado de blogs, pero ¿cuál es el otro medio? no aparece en esta primera parte del artículo.

En segundo lugar quería señalar el gran paso de considerar los blogs un medio, pero un medio ¿para qué? pues para lo que te dé la gana. Muchos periódicos son un medio y hacen con ellos lo que les da la gana, ofrecen horóscopos, anuncios de prostitutas y también, se me olvidaba, noticias y opinión. Los blogs son también un medio, en ellos puedes ofrecer lo que quieras, pero no entiendo porque una noticia que se publica en un periódico es periodismo y una noticia que se publica en un blog por arte de mágia (no sé si negra o no) deja de ser periodismo para pasar a ser algo que nadie sabe muy bien que es. Los blogs complementan (por lo que me ha parecido entender) con otros medios. Bien, está claro que un blog no puede dar cobertura de tantas cosas como un medio (o quizás sí, si hay suficientes personas en el blog), pero me gustaría saber en que complementa el blog al medio, aunque supongo que como señala la RAE servirá para hacer el medio perfecto (acercarlo a la perfección diría yo).

Ángel Expósito dice (y con razón) que no todos los blogs son cojonudos y Charlie dice (también con razón) que no todos los periódicos digitales son buenos. Sin embargo, lo que yo me planteo es ¿hay alguna persona que no cometa errores y tropiece dos veces con la misma piedra? pues probablemente haya el mismo número de blogs, periódicos o medios o lo que sea y si hay más es que aún no ha habido tiempo de que el autor haya metido algún gazapo, siempre vamos a poder exigir más a los periódicos y a los blogs, siempre podrán ser mejores, pero esto no me parece algo malo.

¿La conclusión que yo saco del Congreso? El periodismo es un fin y no importan los medios mediante los que se lleve a cabo.


La sociedad del Bienestoy: Una reflexión sobre la crisis de valores (I)

“Con un par… de gafas”

La sociedad del bienestoy y no del bienestar, porque la sociedad de hoy piensa en el bienestar propio y el ajeno sólo nos afecta cuando afecta a nuestro propio bienestar.

Estos días se habla mucho de crisis económica, pero llevamos mucho más tiempo hablando (aunque en menor medida) de crisis de valores. Muchos ven esto como una chorrada o como algo más relacionado con la religión que con otra cosa, pero los valores no son religiosos, son antropológicos. Es cierto que hay algunos conflictos respecto a algunas cosas, pero hay otras que todos (o casi todos) tenemos muy claras. Creo que es importante que todo demos una mayor importancia a los valores, en primer lugar porque en una sociedad económica liberal los valores son muy importantes para que no pasen cosas como las que están pasando. Lo explica muy bien jgmendez en su blog:

he hecho un esfuerzo y he aprendido algo en lo que nadie ha parecido reparar: tras esta crisis financiera provocada por personas que han perdido el contacto con la realidad – que se limitan a hacer malabarismos con los números en una pantalla de ordenador, que viven en mayor medida en y con el mundo de lo virtual que en la vida concreta y real-, tras este ejército de lobeznos y viejos tunantes, asoma su faz una crisis moral, una ausencia de ética y de conciencia dignas de considerar debidamente la condición humana y su destino correspondiente.

En una sociedad de producción masiva como la que vivimos podríamos dar una mayor difusión a los bienes y servicios, sin embargo hemos acabado llegando a una sociedad consumista.

Me preocupa el hecho de que la gente quiera ser rica en tener y no en ser. Me produce especial temor el hecho de que la gente sea tan superficial, damos más importancia a las sensaciones que a los sentimientos, al placer que a la felicidad, al prestigio que a la sabiduría… Y luego cuando hablo de todas estas cosas dicen que soy un idealista y es cierto, pero ¿dónde queremos poner nuestro límite? ¿por qué nos hemos dejado vencer y ya ni siquiera luchamos por los ideales? y lo peor de todo es que ni siquiera sabemos pedir perdón. Preferimos ignorar la realidad, excusarnos o, simplemente, apartarnos de ella sin reconocer nuestros errores, pero eso no nos llevará nunca a carecer de ellos, es más, se convertirá en el mayor error en el que puede caer el ser humano: no reconocer sus propios errores.

Reconocer los propios errores es un ejercicio de humildad que nos permite crecer como personas y no perder amistades dejándonos llevar por nuestra propia vanidad. Errar es de humanos, todos lo decimos, pero son pocos los que quieren escucharlo. Debemos aprender a escuchar una voz más allá de la propia. A mí me gusta decir que no es malo ser malo, sino que lo malo es no luchar por ser bueno. Luchemos pues por ser buenos y comprensivos con los que nos rodean. Si no nos quedaremos solos.


Entierro prematuro

Aprovecho el artículo de Paul Boutin sobre la muerte de los blogs y el triunfo de las redes sociales para titular esta entrada como el famoso relato de Edgar Allan Poe y citarlo:

del mal procede el bien,
pues su mismo exceso provocó en mi espíritu una reacción inevitable. Mi alma
adquirió temple, vigor. Salí fuera. Hice ejercicios duros. Respiré aire puro.
Pensé en más cosas que en la muerte.

El artículo de Paul Boutin ha tenido bastante repercusión, no sólo en los blogs (a los que él critica) sino también en periódicos digitales como lanacion.com o elmundo.es (en su blog el catalejo)

Sergio Rodríguez de El Catalejo se ha mostrado deacuerdo con Boutin, no ha sido así el caso de Enrique Dans, yo también quería aportar mi granito de arena a este debate y por ello estoy escribiendo esta entrada y daré mi opinión y la argumentaré en las siguientes líneas.

Continuar leyendo


Financiación de los partidos políticos ¿un modelo público o privado?

“Con un par… de gafas”

A Luis María Ansón le he dado un poco de caña (sólo un poco) con algunas cosas que ha escrito como la supuesta carta de Bibiana Aído y la otra supuesta carta de Zapatero, sin embargo Ansón también tiene buenas ideas que deberían, al menos, tomarse en consideración y debatirse.

Hoy quiero hacer referencia a un artículo publicado por Ansón el pasado Domingo 21 de Septiembre en la página 8 de El Mundo. Lo suyo sería poner aquí un enlace al artículo, pero como la sección de opinión del periódico es de suscripción obligada (cosa que no entiendo) y tampoco quiero mecanografiar el artículo (cosa que ya he hecho en anteriores ocasiones) tan sólo haré alusiones a dicho texto y breves citas.

El artículo en cuestión se llama “Los partidos deberían estar financiados por sus afiliados” y en un destacado aparece la siguiente frase “La fórmula utilizada con la Iglesia Católica debería aplicarse a los partidos” y esto es, sobre todo (que va separado, sobretodo es otra cosa y lo digo no por hacerme el pedante, sino porque es algo de lo que tengo conciencia desde hace poco y que ya sé gracias a las correcciones de Mercedes Comellas) de lo que quería hablar.

Veo dos posturas claras ante la financiación de los partidos políticos: la financiación pública y la financiación privada. Exáminemos sus ventajas e inconvenientes.

La financiación pública en España permite algunas donaciones privadas, pero éstas no pueden superar los 100.000 euros anuales ni ser anónimas en acuerdo a la Ley Orgánica 8/2007 La financiación pública permite que partidos sin grandes apoyos económicos puedan disponer de cierto dinero para dar a conocer su proyecto, sin embargo la eficacia de la financiación pública se ve deteriorada cuando se puede comprobar que esa financiación no basta a los partidos pequeños y que la financiación privada de los grandes partidos eleva su presupuesto de financiación electoral hasta límites vergonzosos. A priori la financiación pública parece más justa al repartir en función de los votos y escaños un dinero a los partidos políticos. Sin embargo, la financiación pública nos plantea varias preguntas ¿por qué debemos de pagar todos con nuestros impuestos a los partidos políticos que son entidades privadas? ¿por qué debe ofrece el Estado un dinero a partidos cuya buena voluntad política se pone en duda? ¿por qué deben llevarse un dinero partidos que deberían ser más bien asociaciones o ni eso a veces? Ansón defiende que el modelo de financiación privada es el usado en algunas de las democracias más avanzadas.

La financiación privada, sin embargo, también tiene sus inconvenientes porque ¿acaso la procedencia de esa financiación privada no puede afectar a la manera de actuar del partido político en cuestión? ¿no pensáis que, de hecho, ya afectan esos resquicios de financiación privada que deja la Ley orgánica? A pesar de ello, si la financiación fuera exclusivamente pública siempre habría formas de “devolverse los favores”.

Por eso yo creo que lo mejor es una financiación privada de los partidos que permita ver con claridad saber de donde proceden las donaciones para, al menos, saber quién está con quién, para atacar la política de “devolución de favores” con más facilidad cuando esta se lleve a cabo.


Igualdad para todos

“Con un par… de gafas”

Me parece bien que exista un ministerio de Igualdad y sé que a Bibiana Aído se le está dando mucha caña, a veces de una manera vergonzosa, pero creo que lo que desde aquí voy a pedirle a la joven ministra es algo que merece consideración y en lo que tengo razón.

El ministerio de igualdad está luchando por la igualdad y respeto de las mujeres, un fin que me parece loable, pero creo que Bibiana Aído se está centrando demasiado en los problemas que ella conoce y ha vivido (los que sufren las mujeres) y se está olvidando de otros que espero que conozca, pero a los que no está dando tanta importancia en su ministerio. De todas formas, por si la ministra no los conociese quería, a partir de esta entrada, darle a conocer problemas de Igualdad que me parecen tan graves como los que sufren las mujeres y ante los cuales el ministerio debería tomar medidas.

Tengo una hermana discapacitada, siempre ha estado apoyada en bastones o en una silla de ruedas y siempre ha tenido problemas para moverse por Madrid. Es cierto que se ha hecho un gran esfuerzo en Madrid y otras ciudades por poner autobuses adaptados, ascensores para el metro, etc. Pero mi hermana sigue teniendo dificultades con algo que podemos encontrar en todas las ciudades: las aceras. Las aceras no siempre están adaptadas a los discapacitados, muchas veces tienen bordes demasiado grandes que ni siquiera puede subir con ayuda de otra persona. Además, estoy seguro de que otros discapacitados tienen problemas de los que no tengo noticia y en los que sería bueno ayudarles.

Además, creo que los discapacitados también están discriminados lingüísticamente, sobretodo a partir de la palabra “minusválido” que indica un menor valor respecto al resto de personas y yo creo que esto no es así, que una persona tenga menos capacidades físicas o intelectuales que otras personas no la hace de menor valor. Sin embargo, esa es la idea que transmite la pobre cobertura de La 1 de las paraolimpiadas y, también, el escaso share que tienen éstas respecto de las Olimpiadas. Quizás haga falta concienciar  a la gente de que los discapacitados valen mucho y se están enfrentando al mundo sin vista, sin oídos, sin piernas… El deporte es la representación actual de nuestros ideales del esfuerzo y la superación, por ello más aún las paraolimpiadas deberían tener más interés para nosotros, más esfuerzo y superación que cualquiera de los participantes de las paraolimpiadas no encuentro en ninguno de los Olimpicos de Beijing. Ellos sí que son un ejemplo de esfuerzo y superación que no ponen en práctica solamente en las paraolimpiadas, sino también en su vida diaria.

Señora ministra, desde aquí quería pedirle que, además de atender a los derechos y respeto violados de las mujeres, también atienda a esos discapacitados a los que nadie defiende salvo ellos mismos, porque todos creen que son minusválidos.


¿Periodistas o licenciados en periodismo?

Quisiera hablarles de un tema que me preocupa bastante, y que estoy en la más completa seguridad no sólo me preocupa a mí, sino a la mayoría de los estudiantes de periodismo. La universidad ya no es lo que era, se ha convertido en un centro, donde la actividad de los estudiantes es pasiva, su participación nula, inconformistas, autómatas, alumnos que no piensan, sólo hacen lo que el profesorado les ordena, alumnos de copiar y pegar en los exámenes. Cuando estemos licenciados en periodismo, no seremos nada, saldremos a la calle a buscarnos la vida. Quizás nos explotarán de lo lindo en algún medio como becario, cobrando sueldos de miseria que apenas nos llegarán para nuestros caprichos juveniles, quizás estemos durante un año y pico haciendo fotocopias o trayendo cafés a algún superior.

El primer día de mi llegada a la facultad de comunicación pensé que me pondría delante de un micrófono, pensé que en pocos días me echaría una cámara al hombro e iría a grabar imágenes para luego montarlas, pensé en hablar en las cabinas de radio o en la mesa del plató… Mi sorpresa fue mayor cuando observé que solo hay teoría, teoría y más teoría. Como controversia añado que no está mal que se dé teoría, pero en grandes dosis se puede convertir en un exceso que provoca cansancio. Transcurren así 1º, 2º y 3º solo haciendo de vez en cuando algunas prácticas, que en realidad no te sirven de nada porque no son suficientes. No te enseñan nada, ni siquiera a escribir como periodistas que seremos en el futuro.

Y para poner nombres hablaré de la Facultad de Comunicación de Sevilla, la cual cuenta con una plantilla de profesorado, en su mayoría incompetente, que solo siguen un patrón: A, B, C y D:

A) Profesor explica alumno.

B) Alumno toma apuntes (hay quienes toman nota hasta cuando tose el profesor).

C) Alumno se “empapa” de esos apuntes cuando el examen se acerca. Preferiblemente dos semanas antes. (Los libros de consulta en las bibliotecas permanecen mudos en las estanterías. En la mesa de los estudiantes solo hay folios llenos de letras).

D) Alumno lo suelta en el examen. Dos opciones:

1º Apruebas: Una menos para terminar la carrera, guarda tus apuntes en el mueble de tu casa, donde nunca más los volverás a sacar.

2º Suspendes: Repetir el proceso desde el paso C hasta que en el D te de como resultado la primera opción.

Estoy cansada, ningún debate en clase, cero participación. Por suerte hay algunos profesores que nos dan libertad. Aunque, por desgracia, su número es menor. Estamos cansados, queremos realizar prácticas, que nos exijan todo el esfuerzo y que nos expriman lo máximo para que, cuando salgamos a la calle, no seamos licenciados en periodismo sino periodistas.