Archivo de la etiqueta: Países emergentes

La crisis y el nuevo orden mundial

EFE / Ron Sachs

El pasado 18 de Octubre se reunieron en Camp David George W. Bush, presidente de los EE.UU; Jose Manuel Durao Barroso, presidente de la Comisión Europea; y el presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, con la intención de dar una respuesta conjunta a la grave crisis económica actual. Si bien, la decisión de promover una serie de encuentros entre mandatarios mundiales refuerza la impresión de que en momentos de crisis las relaciones internacionales en materia económica son aún más imprescindibles si cabe, las posturas encontradas en torno a los posibles participantes y la misión de las referidas reuniones no hacen sino aumentar las distancias ya existentes entre las políticas internacionales europea y estadounidense.

Mientras que los tres mandatarios han apostado por la participación del G-8 (Francia, Gran Bretaña Italia, Canadá, Estados Unidos, Rusia, Japón y Alemania) y el G-5 (China, India, Brasil, México y Sudáfrica), además de un país árabe; las posturas europeas y norteamericanas divergen dada la voluntad europea de remendar un sistema que parece no dar más de sí. Nicolás Sarkozy ha abogado por la necesidad de construir “el capitalismo de mañana, hacer de las futuras conferencias un nuevo Bretton Woods que facilite la creación de un nuevo orden basado en un capitalismo integrador, con un mayor peso de las potencias emergentes. Si bien esta decisión ha sido unánimente apoyada tanto por la Unión Europea, el G-5 e incluso, aunque en materia económica, por el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki Moon; los EE.UU han rechazado reformar el sistema en su totalidad y, en palabras de George Bush, lo esencial era desarrollar una serie de cambios necesarios concernientes a los órganos reguladores y las instituciones para evitar una repetición de esta crisis” pero preservando “los fundamentos del capitalismo democrático.

El rechazo de los EE.UU a perder su posición dominante en el sistema actual hace casi imposible encontrar soluciones a las crisis políticas y económicas mundiales. Desde el comienzo del nuevo milenio, las tensiones entre China y Rusia y EE.UU dentro de los organos internacionales en temas como la incorporación de países a la OTAN, las cuestiones relacionadas con la proliferación de armas atómicas en Corea del Norte, Irán, India y Pakistán, así como los sucesos de Darfur, Kosovo o Georgia, no han hecho sino mostrar a las claras la necesidad imperante de cambiar el sistema actual de acuerdo con el nuevo orden del poder mundial.

Todos son golpes contra la supremacía americana que se ve entre el muro y el foso en los frentes del Este, al estancamiento del órgano GUAM (Georgia, Ucrania, Azerbayán y Moldavia) desde 2004, que antaño servía de contrapeso a la influencia rusa en la Europa del Este y el Cáucaso, hay que sumar el impulso económico de China e India y sus aspiraciones junto a Rusia a través de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS), órgano que desde 2003 ha fomentado acuerdos económicos y energéticos de primer orden entre los países integrantes de la OCS. También en el propio continente americano EE.UU se enfrenta a grandes desafíos. Hija de graves desequilibrios sociales y, al amparo del petróleo, la efervescencia socialista en Sudámerica ha dado agudos dolores de cabeza al gobierno de George W. Bush con sus ciclos de nacionalizaciones de empresas como rechazo a las inversiones extranjeras y sus continuas denuncias contra una posible intervención encubierta de EE.UU, que de nuevo trae viejos fantasmas de la década de los 70. Continuar leyendo