Archivo de la etiqueta: Marca

Ahora Marca intenta despedir a Pellegrini

Me molestan las personas que hablan sin saber lo que dicen. Y en los medios deportivos, de ésos hay muchos. Marca es el mayor ejemplo. El diario más vendido del país cuenta con redactores que no tienen ni idea de lo que dicen. Y no sólo carecen de un mñinimo criterio, sino que además hacen gala de ello constantemente. El 2 de junio fue presentado como nuevo técnico blanco Manuel Pellegrini, “El antipep” según Marca. Desde ese día, y hasta el día 2 de octubre, cuando se perdió ante todo un Sevilla en el Sánchez Pizjuán (2-1, precisamente en el primer partido que no jugó Ronaldo por la lesión que arrastra del partido ante el Olympique), todo eran portadas y entrevistas que lo único que hacían eran, por decirlo suavemente, masajear al técnico chileno.

Continuar leyendo


Marca sigue a lo suyo

Que el fútbol cada día tiene más relación con el corazón, con casos como los de Güiza, Sergio Ramos o Cristiano Ronaldo, es algo innegable. Que la prensa deportiva cada vez se parece más a la prensa rosa, también lo es. Sobre todo con diarios como Marca, cuyo fanatismo le lleva a hacer verdaderas locuras y a tener cada día menos ética. Pero tranquilos, que para eso está Sin Futuro Y Sin Un Duro, para alertar a nuestros lectores de abusos de este tipo.

En la edición escrita de Marca, me topo esta mañana con una portada, cuanto menos, curiosa. En ella aparece un círculo redondeando la cara del Rey, y junto a él se dice que “el Baça se saltó el protocolo para situarse por encima del Rey al recibir la copa”. En páginas interiores se desarrolla la noticia, en la que se dice:

La recogida del trofeo por parte de los jugadores del Barça tuvo su miga, al saltarse algunas de las normas de protocolo establecidas […] Carlos Puyol recibió el trofeo y decidió subirse a una tarima. El protocolo exige que cuando el capitán del equipo campeón recibe la Copa tiene que alzarla desde el lugar en el que se encuentra, a la misma altura que las autoridades del palco. Sin embargo, el capitán del Barcelona se alzó con la Copa del Rey tras subirse en una baranda. En el palco se pudieron comprobar las caras de disgusto de muchos de los integrantes de la zona noble.

Más allá de la incorrección de la frase “el capitán del Barcelona se alzó con la Copa del Rey tras subirse en una baranda”, me quedo con un detalle: Marca viene a decirnos que el hecho de que Puyol recibiese la copa subido a una tarima fue una grave ofensa al Rey. Directamente. Sin pensar que tal vez Puyol se subió a la tarima movido por la euforia del momento, desconociendo el protocolo, o incluso porque es algo que ya se hizo hace bien poco. Marca olvida que esa misma imagen se dio anteriormente cuando Iker Casillas levantó la Eurocopa como capitán de España. Y ese desplante no se dió ante el Rey, sino que también estaban el presidente español Zapatero,y su homóloga la canciller germana Angela Merkel, el secretario de estado para el deporte Jaime Lissavetzky,

el presidente de Austria, Heinz Fischer, el de Suiza, Hans Rudolf Merz, y hasta el de la FIFA Platini, sin olvidar otras importantes personalidades del mundo de la política, por lo que el desplante alcanzó proporciones cósmicas, como la jugada el Barrilete ante Inglaterra.

En ese momento a Marca no se le ocurrió advertir de que Casillas faltó a todas esas autoridades. Pero sí se le ocurre  hacerlo ahora, aprovechando así el morbo producido por las pitadas al himno nacional y para crear un falso odio hacia lo catalán. Inda sigue con su dudoso camino ético. Bien, Marca, bien.


Quo Vadis, Marca?

Marca sigue jugando con fuego, por eso a menudo se quema. Esta vez, el panfleto deportivo ha vuelto a dar el cantazo.  Vale que no sea parcial, vale que vea canguelo justo donde no lo hay. Pero esto último ya clama al cielo, ya que incumple todas las reglas del buen Periodismo. Se trata de una noticia dada por Marca el pasado día 23, titulada “Pepe llamó a Casquero para disculparse”. En ella se dice que Pepe, jugador del R. Madrid, pidió perdón a Javier Casquero, jugador del Getafe, por su brutal agresión. En la noticia, que sólo ocupa dos párrafos, no se citan fuentes ni hay imágenes de por medio, algo raro en la prensa deportiva. Pero cuál es mi sorpresa al ver ayer, en el programa Punto Pelota de Intereconomía, una entrevista realizada al jugador getafense en la que declara que a día de hoy no ha recibido ninguna llamada del central portugués pidiendo perdón. A Roberto Palomar, contertulio del programa y redactor jefe de Marca, presente durante la tertulia, ni se le oyó. Pudo reprobar las afirmaciones de Casquero, demostrando que lo que decía era falso y así ver incrementado su “prestigio” como periodista, así como el de su periódico. Pero no lo hizo.

Volvamos a la fecha en cuestión. Marca publica esa noticia el día 23 de abril. Al día siguiente, el 24, aparecería el fallo de la sanción al central blanco. Conociendo este dato, será más fácil comprender el porqué Marca lanzó una mentira como verdad, confundiendo deliberadamente a sus millones de lectores diarios: el único motivo era evitar la mayor sanción posible a este jugador. Cosas del canguelo  que tiene Marca por no perder la liga ante el Barcelona, un equipazo que está a punto de hacer historia.

Visto lo visto, la verdadera pérdida de este periódico va a ser la de su credibilidad. ¿Merece la pena mentir así por una mierda tan gorda como el fútbol? ¿Dónde queda la credibilidad, dónde el servicio a la sociedad, dónde la imparcialidad, la contrastación o la vergüenza? Marca está sobrepasando el punto de no retorno, y eso le pasará factura tarde o temprano. Porque los lectores ni son tontos ni merecen ser tratados como tales. Un poco de respeto, señor Inda.


Diarrea deportiva

Estoy un poco enfadado. Parece que este año, Marca ha iniciado una campaña de diarrea ideológica, o como quieran ustedes llamarlo. La teoría del canguelo en Can Barça. Pase “el villarato”, que denuncien que si el Barça vive en las tres competiciones que juega o si los rivales pasan (cuando pasan) por encima del Madrid, sea porque existe un complot mundial contra el equipo blanco. Sí, hombre, el Barça lleva veinte años seguidos ganando la liga.

Pero ese berrinche tan desagradable me llena de indignidad cuando pasan del lamento arbitral (que, por otra parte, lo hacen y hacemos todos, ayer mismo me acordaba yo de la madre de algún árbitro) a asegurar que el rival está que se caga encima. Son varias las portadas y las páginas que insisten en el canguelo. Una palabra tan desagradable, además. Y que podríamos a aplicar a su eterno rival cuando pisó el Camp Nou como lo habría hecho el Numancia. Pequeñito, pequeñito, y cantarín. Hablamos del mejor Barça de la Historia, de números estratosféricos. ¿Se creen que la afición del Barcelona quiere ganar la liga? ¿Se creen que eso es lo que les importa, y no ver sobre el campo a un equipo legendario? Pero se empeñan en asegurar que este equipo en semifinales de la Copa de Europa tras eliminar a Olimpique de Lyon y al Bayern de Munich (por cierto, bestias negras del Madrid en los últimos años), en final de Copa del Rey tras eliminar a Atleti de Madrid y Espanyol, entre otros, y líder de la liga habiendo roto su tope histórico de victorias, este equipo, repito, de leyenda, que le debe estar quitando el sueño a Cruyff, se caga patas arriba.

Un respeto, por favor. Nadie aquí dice que las nueve copas de Europa del Real Madrid en verdad son de chocolate. Señores periodistas, dedíquense al Periodismo, por favor. Un respeto.


El judío renegado y la cristiana culta

Un tema poco tratado en los análisis de los medios es el estudio de su ideología a raíz de las palabras utilizadas en su discurso. El decantarse por un sinónimo u otro, así como el recrearse en una determinada escena morbosa, puede dar lugar a connotaciones diferentes, llegando a decir mucho más sobre una sociedad o sobre la ideología de un medio que lo que pueda mostrar la propia noticia en sí. Una ideología manifestada a través del inconsciente, y que  a menudo traiciona a los redactores, pertenezcan a una ideología progre o retrógrada.

A continuacion vamos a citar distintos ejemplos para explicar esta idea. En este artículo de Marca se habla de los dos equipos más famosos de fútbol de Escocia, a los que se describe de la siguiente manera: “Los Rangers, fervorosos protestantes; y el Celtic, católico ejemplar”. Algo que puede parecer una estupidez puede  llegar a decir mucho en este caso de Marca, y de la sociedad. En este caso, no es casualidad que se hable de los protestantes como “fervorosos” y de los católicos como “ejemplares”. Podría ser al revés, o incluso ser más justos y no usar un término peyorativo para uno y positivo para el otro, siendo ambos clubes igualmente religiosos, pero el redactor eligió esa fórmula. Esta frase dice mucho del medio, ya que Marca es un diario deportivo, pero no por ello carente de ideología pepera como su hermano mayor, El Mundo. Pero también dice mucho del contexto social en el que se dice. Si dentro de dos mil años alguien lee ese texto, deducirá por esa frase que en el año 2.009 en España estaba mucho mejor visto el ser católico que ser protestante así como que el catolicismo era la Religión predominante de la época en ese país.

En este reportaje de El País se habla de Hans Litten, de quien lo primero que se dice, a pesar de que su vida tuvo acontecimientos mucho más importantes, es que fue “hijo de un judío renegado y una cristiana culta”. No sabemos en que se basa esta afirmación, y si es cierta o no, porque no se añade nada más sobre sus progenitores en todo el artículo. Y me pregunto yo, ¿qué aporta esta frase al reportaje?, ¿realmente son datos imprescindibles para conocer cómo fue este personaje?, o… ¿lo más importante de la vida del padre es que fue un renegado, y la de su madre que fue culta? Lo que sí está claro es que dicha afirmación, formulada de forma consciente o no, viene a ahondar más en la idea anteriormente desarrollada.

Continuar leyendo


La portada halley de Marca

Suele ser normal que, si el Barça resulta vencedor de la liga de la Champions (y digo el Barça por ser el eternísimo rival, y por tanto se radicaliza el caso mucho más que si habláramos del Sevilla, del Villareal o del Betis), el Marca nos sorprenda con una portada donde Capello, Emerson, Schuster, Calderón o Valdano ven muy necesario contarnos lo bien que ven al Madrid y el buen equipo que son todos (lo felices que juegan al fútbol sin pelearse por la titularidad o quién se ha llevado más cifras en el talonario).

Por tanto, para ver una portada del Barça en Marca, solemos tener que esperar a verlo pinchar contra algún colista, recibir alguna paliza o verse beneficiado por el arbitraje para denunciar (ironías del fútbol) el caso.

Ayer no fue el caso y, por fin, se anució como fue debido un partidazo del equipo de catalán. A ver cuánto tardamos en ver otro caso similar. Aquí tenéis la portada halley en cuestión:


Chupapollismo Cooperación

Me resulta extraño estar hablando con una conocida de Perú acerca de la cooperación española en la zona y, a la vez, estar contemplando un ejemplo práctico con el que se puede usar la palabra cooperación, pero más bien como eufemismo -sí, eso que tanto nos gusta a los periodistas- de otra palabra no tan bien sonante.

Ese ejemplo práctico no es otro que la portada de ayer del diario Marca. En ella podemos leer: “¡Viva el fútbol gratis!”. El clásico titular rotundo y antiperiodístico que suele usar el Marca, en este caso para enmarcar la noticia de que laSexta (la televisión de Mediapro, ese grupo que insiste en cargarse el espectáculo futbolístico mediante su guerra contra AVS y la escasa calida de sus retransmisiones) retransmitía dos partidos en abierto, uno a las 20:00 (Barcelona-Racing) y otro a las 22:00 (Sevilla-Sporting de Gijón). Así, el antetítulo rezaba: “La Sexta da hoy en abierto y en directo dos partidazos”, mientras que el subtítulo decía: “Es el principio del fin de la Guerra de las Televisiones”.

Algo que puede parecer normal hasta que nos damos cuenta de que tanto el antetítulo como algunas palabras del título van en verde. ¿laSexta? ¿Verde? ¿Casualidad? No, hamijos. En el mundo del periodismo hay pocas casualidades. Y vosotros os estaréis preguntando dónde está esa cooperación de la que hablo al principio del post. Pues ahora lo veréis, mis caros amigos.

Cooperación es, como bien he dicho, un eufemismo muy acertado para referirse a ese ejercicio tan común entre medios de comunicación pertenecientes a grupos diferentes, pero con una eventual relación comercial estratégica. Dicho ejercicio, muy sano para los intereses y las ganancias de los medios implicados, se suele denominar comúnmente chupapollismo (sí, hijos, de chupar y polla). Pero no seremos tan vulgares: mejor usemos cooperación, que suena mejor al habla (eu = bueno; femí = hablar).

¿Y cómo se manifiesta esta práctica en este caso en concreto? Pues mediante un proceso más simple que el mecanismo de un chupete. El Marca, como vemos, lanza en su portada uno de sus habituales títulos magnificientes, gracias al cual coloca a laSexta como vencedora de la guerra del fútbol y como adalid de la retransmisión televisiva de los partidos de la LFP, mientras que en laSexta, antes, durante y tras la emisión de los encuentros, encontramos publicidad directa -realizada por los propios comentaristas- de la nueva promoción del diario Marca (Leyendas del fútbol, o algo así, aunque esto ya me suena a viejo…).

De esta forma, mis pequeños, hoy habéis aprendido una nueva triquiñuela de los medios de comunicación. A nosotros también nos han propuesto realizar ese tipo de prácticas, no os quepa duda. Pero el Sinfu no se vende por un puñado de enlaces -aunque si el puñado es de euros, todo podría negociarse-, por lo que, en tales situaciones, solemos hacer uso del mensaje que nos enseñó el tito Quatermain: