Archivo de la etiqueta: Israel

Roei Sadan: “Quiero que miren mi sueño y vuelvan a mirar el suyo”

Por Ana Carolina Moreno

El ciclista israelí que recurre el mundo para inspirar a que las personas busquen sus sueños empieza desde Coruña su recurrido por Europa y Asia

Vodpod videos no longer available.

La barba pelirroja se escurre asimétricamente desde la barbilla de Roei ‘Jinji’ Sadan. Este israelí de 28 años decidió que no volvería a afeitarse antes de rematar su actual viaje, que empezó a mediados del 2007 y no debe llegar al fin hasta por lo menos dentro de 18 meses. En total, Sadan acumula 24 sellos en su pasaporte, 40.000 kilómetros recorridos y por lo menos 35.000 euros gastados en el que es el periplo más largo jamás afrontado por un ciudadano de Israel. Y todo, excepto cuando no haya una alternativa al avión, encima de una bicicleta.

Hasta 2006, cuando empezó a pensar sobre cuál sería la aventura más extrema de su vida, el israelí solo había usado una bici para ir y volver a la escuela cuando era niño. Hoy cubre una media de 80 a 100 kilómetros al día encima de ‘Emuna’, su única compañera de viaje, bautizada en el quinto mes del primer capítulo de la vuelta al mundo: América. “Fue el uno de enero del 2008, en México. Me asaltaron con un arma y llevaron todo, solo me dejaron la bici. ‘Emuna’ en hebreo quiere decir ‘fe’, así que decidí nombrarla con lo único que me restaba”, recuenta.

Hace un mes Sadan empezó  la tercera y penúltima parte de su jornada. Eligió Galicia como punto de partida, y más específicamente A Coruña, por sugerencia de amigos. “Esta ciudad es increíble, me desperté hoy, miré la vista y dije ‘esta gente vive en el paraíso’”, afirma el israelí, que, además de la ayuda de amigos y ocasionalmente de desconocidos, también cuenta con el patrocinio de la empresa Eden. Hasta febrero visitó Asturias, Cantabria y el País Vasco, antes de irse a otros sitios en Europa y Eurasia. Llegará a China en agosto y en el 2011 recorrerá Australia, antes de volar hacia Jordania y seguir en bici hacia el punto final: el Muro de las Lamentaciones, en Jerusalén.

Sadan ha memorizado cuántas veces fue atropellado (dos), cuántas estuvo en el hospital (otras dos) e incluso cuántos kilos ha perdido (15 en los primeros diez días), pero no sabría decir a cuántas personas ha inspirado. Además de querer que la gente se anime a perseguir sus sueños al ver cómo lo hace él, el ciclista barbudo que ayer llamó la atención de los peatones en el paseo marítimo también aprovecha este viaje “difícil mental, física y financieramente” para enseñar al mundo que en Israel también hay gente que quiere la paz y no lleva armas. El año pasado, cuando cruzó el continente africano, no pudo visitar Sudán, donde se prohíbe la entrada de ciudadanos israelís. “Ya lo sabía y es parte de la vida, pero si un día tenemos paz con Sudán quiero ser el primero en cruzar la frontera”, afirma.


Furgoneteando en Marruecos: Historias en Sidi Kaouki (II y final)

Por Alba Cuadra.

Músico, nacido en Nazaret, residente en Tela-viv, criado en la creencia zionista, me habló de la granja biológica productora de aceite de oliva que tiene su familia, de lo histórica, cultural e intensamente religiosa que es Jerusalén y lo cosmopolita e interesante que es Telaviv. Así encauzamos la conversación, a través de la religión y la festividad musulmana que se celebraba en el país que estamos visitando, para hablar del problema político-religioso que sufre Israel con Palestina.

Me confirmó barbaridades, como la invasión de más de 200 colonias israelíes en la cima de las colinas palestinas, que destruyen con sus residuos la agricultura que da de comer a la población local de los valles. ¿ Quién es capaz de vivir en una casa ofrecida por el estado a un precio mucho más barato viendo cómo destruyen el medio de vida de gente humilde?-le pregunté- “Los fanáticos religiosos de mi país”- dijo él- De 7 millones de habitantes que tiene Israel, 3000 personas han ocupado territorio palestino.

“Nuestro problema es un nacionalismo disfrazado de religión” Da igual judío o musulmán, la diferencia reside entre israelita o palestino.

A parte de los conflictos internos que tiene el Estado de Palestina para su unificación, el muro que está construyendo Israel alrededor de sus colonias para “proteger” a los invasores, impide físicamente la unificación del pais. Lo que dificulta la vida de los palestinos, les han impedido poder llegar al pueblo vecino siquiera. El viajero israelí respondió que a lo mejor era otra barbaridad cometida por sus compatriotas, pero que desde que se construyó el muro los bombardeos en su país habían cesado. “Antes del muro cada cuatro días aparecía en las noticias la muerte  de varias personas a causa de una bomba, éso ya no ocurre”. Continuar leyendo


Furgoneteando en Marruecos: Historias en Sidi Kaouki (I)

Por Alba Cuadra Garrido.

Es curioso como gira el mundo y mas divertido todavía ver cómo nosotros intentamos seguir el ritmo de su danza, ya sea a trompicones o con la melodía metida en el cuerpo. Pero una cosa es cierta, la vida cada día te enseña algo nuevo y ahí tienes que estar tú para escucharlo, verlo, saborearlo…sentirlo

Esta vez la lección me llegó en forma de israelita en Sidi kaouki, playa marroquí en la que la energía del mar y de su árida tierra se respiran según pones el primer pie en la arena. Será por ello que atrae tantas y tan diferentes historias que tienen cabida en esta playa comprida, que no comprimida -siempre me ha gustado esta palabra portuguesa que me lleva a pensar que en algo tan largo y longevo está comprimida toda la esencia. En Sidi navegan y se mezclan diferentes y dispares historias. Por aquí aparecen los surferos cuando hay mar, montan cometas de kite y velas de windsurf cuando sopla el viento, los hippies llegan a dedo o a pie a vivir una temporada en las cuevas de Cap sim como los “Rainbow”- un colectivo hippie, multicultural  que viaja alrededor del mundo organizando fiestas interesados en la mezla de musicas- y se refugian por estas paradisiacas playas a la espera de la fiesta que organizan en la cercana ciudad de Essaouira.

Divago y me pierdo y salen volando las palabras que escribo por estas arenas marrones, incluso rojizas a veces,  que con el contraste del azul del mar resaltan todavía más el color de Marruecos. Porque Marruecos es marrón, marrón de montañas, de playas, marrón de polvo y sequía, por esa ausencia de agua que te cuentan los valientes árboles y matojos que resisten en el marrón de Marruecos. Si me asomo al mar y miro detrás de las espumas de las olas tambien me hablan del marrón chocolate que levantan antes de romper  y marrones bajan los escasos riachuelos y aguas estancadas que veo en los rios que algún día fueron.

Divagando me enteré de una de las festividades más importantes para los musulmanes, el sacrificio del cordero, y preguntando con vagas respuestas supe que conmemoran el día que Dios le pidió a Abraham que sacrificara a su único hijo, prueba que fue a cumplir como buen siervo de Dios que era con todo el dolor de su corazón, cuando ya en la montaña Dios le dio un cordero para el sacrificio agradeciéndole su lealtad.

Y pensé ¿no es ahí donde empezó todo? esa historia es el comienzo de todas las historias, del primer patriarca salieron las tres tribus que hoy en día han acabado por ser las tres religiones monoteístas más importantes del mundo. Por esas que muchos en nombre de Dios buscan la escusa para declarar la guerra, sufrir conflictos interminables y explotar bombas…¿en nombre de Dios?

Y dándole vueltas a esto apareció el primer israelita que he conocido en mi vida. ¡Siempre he querido conocer a alguien de allí!

No soy muy dada a hablar de política pero siempre que veo algo del conflicto palestino-israelí me asaltan mil preguntas sobre lo que me cuentan los medios  sobre esta realidad.

Continuará…

Más entradas de Alba Cuadra pinchando aquí.


Los Centinelas del Imperio

Por: El Jaguar.

Enlazando con mi crónica anterior para los que la hayáis leído, es bien sabido por todos nosotros desafortunadamente que el papel de Israel en Oriente Medio, es el interés militar de EEUU e Israel junto con los “Halcones” de ambos estados por  disponer de un “centinela” potente de los negocios de las multinacionales del Imperio y sus acólitos Occidentales de cara a controlar principalmente los recursos fósiles de Oriente Medio con la excusa (del material militar y rearme de las tropas judías) de los países musulmanes y, su intención de echar al estado sionista al mar.

Barack Hussein Obama y Alvaro Uribe
Barack Hussein Obama y Alvaro Uribe

Pues bien, dicho esto y, corroborando el inicio de esta crónica, tenemos dos centinelas relativamente nuevos comparados con Israel: Colombia y Afganistán.

Por un lado está el nuevo estado militar de Afganistán con el apoyo de los “Señores de la guerra”, especie de señoritos en los pequeños “Reinos de Taifas” de las provincias, tremendamente misóginos y aplicadores de la “Sharia” o ley islámica. Todo esto lo hemos visto en la farsa de las “elecciones”, una manera eufemística de llamarlo, pues realmente se trata de un plebiscito (para hablar con propiedad) de elección del gran señor de la guerra y misógino/acólito del Imperio, Hamid Karzai.

Continuar leyendo


Ahora nos toca pagar lo que Israel destruyó

Israel destruye, nosotros pagamos. Esto es lo que nos ha quedado después de la masacre producida en Gaza. Si en primer lugar el mundo toleró la actuación unilateral de Israel, que provocó 1.400 muertos y 5.500 heridos, ahora encima le paga los desperfectos causados. Y ese derroche de dinero corre principalmente a cargo de Europa. La cantidad a pagar será de más de 4.000 millones de euros. Estados Unidos ha prometido enviar más de 700 millones, pero a la potencia norteamericana esa ayuda le sale gratis ya que fueron sus empresas las que vendieron las armas utilizadas por Israel. España, inmiscuida en una crisis sin fin, pagará la escalofriante cifra de 180 millones de euros, un dinero destinado a pagar lo que un tercero destruyó, y que no tendrá castigo alguno. Por otro lado, cabe mencionar que los países que más dinero destinarán son los emiratos árabes del Golfo Pérsico, unos 1.300 millones.

Da vergüenza ajena contemplar cómo encima los dirigentes europeos brindan sonrisas y abrazos a sus homólogos israelíes, causante de tanta sangría. Encima, mientras Israel incumple las leyes internacionales y amplía ilegalmente sus fronteras, Hamás, elegida democráticamente, es considerada por EE.UU. y la U.E. como una organización terrorista.

También da vergüenza ajena comprobar cómo España, a pesar de tener en una legislación única en el mundo que permite juzgar casos de genocidios ocurridos en cualquier confilcto armado, una de las pocas leyes por las que los españoles nos podemos sentir verdaderamente orgullosos, ha anunciado que eliminará esa ley para no escarmentar a Israel.


Ron Paul y la neutralidad de EE.UU

Os dejo 2 videos que me han parecido interesantes por su aportación. En el primero de ellos, aparece Ron Paul,  actual representante por el décimo cuarto distrito de Texas en la Cámara de Representantes del Congreso de los Estados Unidos, durante el pleno celebrado el pasado 9 de enero.

En él, hace un breve repaso de la historia en las últimas décadas. Sopesando la situación desde el punto de vista de cualquier ciudadano estadounidense, expresó su oposición inequívoca a que Israel invadiese Gaza y el decreto del Congreso que califica a Hamás como organización terrorista que amenaza a miles de israelíes.

También apeló a la responsabilidad moral de los americanos, puesto que los EE.UU. han provisto de ayuda y fondos a ambos bandos. En su opinión los Estados Unidos deberían mantenerse fuera del conflicto y no tomar partido por ningún bando, aunque actualmente se estén usando armas y fondos estadounidenses para matar  palestinos.

En este segundo video Ron Paul habla, en primer lugar, sobre la audiencia del congreso a la que faltó Ben Bernanke, director de la Reserva Federal de Estados Unidos, y Sheila Bair, presidenta de la Corporación de Seguro de Depósito Federal (FDIC), a última hora para tratar el tema de los fondos TARP (Troubled Asset Relief Program  (Programa de alivio para los activos en problemas).

En el vídeo critica su reunión secreta con los directores de los bancos centrales de todos el mundo en Suiza, y cómo manipularon todo para aprobar el proyecto de ley que apoya a Israel. En segundo lugar, habla del adelanto, de la noche a la mañana, de la resolución (en la que habla en el primer video) para que congresistas como él no pudieran oponerse y usar los 20 minutos que les corresponden para hacer su declaración.




Waltz with Bashir

Vals im Bashir, 2008 (nombre en hebreo) es un film documental, que está guiado por una animación brillante. Narra, con una divagación entre lo onírico y lo real, la inquietud que sintió el director, Ari Folman, al descubrir que no recordaba la masacre en los campos de refugiados palestinos: cuando los falangistas cristianos aniquilaron a la población con el beneplácito de las tropas israelíes. Era el año 1982, y la guerra entre Líbano e Israel marcó una muesca más en las contínuas violaciones de los derechos humanos que este Estado ha cometido desde su fundación. También habla de la memoria, y de esa capacidad misteriosa para bloquear determinados recuerdos y, de jugar con nuestro pasado. Así, la película se presenta como un viaje -una experiencia vital que deriva en reportaje- que pretende descubrir, gracias a entrevistas con antiguos compañeros del ejército, si Ari Folman vio ese crimen contra la humanidad.

El protagonista reacciona cuando un amigo le cuenta un sueño que se le repite desde la guerra. Entonces, la narración se apoya en otros personajes secundarios para hacer que la historia avance. Cada punto de vista ofrece una guerra diferente, una forma de vivir esos días; y es lo que ayuda a Ari Folman a explicar lo que ocurrió en los campamentos de refugiados de Sabra y Shatila. El aspecto onírico de la película aparece en la reconstrucción de los recuerdos, porque se van enlazando de la misma manera que en un sueño: ideas aisladas, que se distorsionan, que aparecen y desaparecen. Esta forma de estructurar el guión habla de los recuerdos que bloquea y esconde en un laberinto el soldado que ha sufrido en el frente. Pero también habla de la memoria colectiva, que es olvidadiza casi siempre, y que se convierte en cómplice de los crímenes. Es una llamada de atención a la sociedad de Israel, para que aprenda de los errores del pasado.

Es una película antibelicista, que ridiculiza la jerarquía militar y, que critica el abuso de poder de su propio ejército. Un aspecto del que se ha discutido estos meses debido a la “guerra” desatada por Israel en territorio palestino; el film habla del desequilibrio de fuerzas militares. Aspecto que, también, recuerda a la guerra de Irak. Además, igual que en la mini serie “Generation Kill“, los soldados cantan en sus tanques, lo que refleja un ambiente relajado -ajeno a la realidad- que se ve normal porque los reclutas son jóvenes, inconscientes y, sobre todo, todavía inocentes.

Las tropas vuelven a casa de permiso y se encuentran con una sociedad que no les presta atención. Un día a día que no se ve afectado por ningún conflicto. El protagonista choca con la realidad, pero se difumina porque la masa le absorbe. Esto nos cuenta una realidad inquietante: la exposición a la violencia está adoptada con normalidad en nuestro día a día, y no sólo en Oriente Próximo. Este sentimiento que denuncian los veteranos de otras guerras impopulares, como Vietnam o Irak, ha evolucionado hacia un pacifismo extremo, que reniega de sus ciudadanos. Por ello, estos soldados sufren un trauma psicológico al no poder expresar su sufrimiento.

Continuar leyendo