Archivo de la etiqueta: gobierno

Protesta de obreros cabreados en Sevilla

Un grupo de ciudadanos integrantes de ese gran colectivo que es el de los Obreros Cabreados Unidos, al que ellos mismos afirmaron pertenecer, se concentró delante de la sede provincial del PSOE de Sevilla, en la calle Luis Montoto de la capital hispalense, para protestar contra las reformas laboral y de pensiones y la política económica que está aplicando el Gobierno. Aquí tenéis un vídeo de la protesta en el que uno de los obreros deja claro su cabreo, que seguro que es el de muchos de los lectores de este blog.

[Youtube=http://www.youtube.com/watch?v=OR-Ri_rLoqg]

Esta misma tarde de viernes, a las 18.30, hay convocada una nueva protesta en la localidad de Camas, frente al Ayuntamiento. Además, la Asamblea Contra la Crisis, que organiza ésta y otras protestas, ha convocado una reunión el próximo día 9 de febrero a las 20 horas en el Ateneo Tierra y Libertad de Sevilla (calle Miguel Cid, 45) para programar nuevas acciones, como la que ya hay prevista para el día 23 de febrero en el Banco de España, y de la que se informará con más detalles más adelante.

Anuncios

Una nota al margen sobre el Caso Gurtell

No es que tenga ánimos de echar más leña al fuego ni cebarme sobre nadie. El tema parece que ha ido perdiendo importancia, y han salido a la luz los medios que están interesados porque esto siga sonando. No obstante, hay un detalle que me ha hecho reflexionar bastante, porque no me parece del todo lógico, y es la reacción de Camps.

Entiendo que el PSOE recibió el asunto con los brazos abiertos, agradecido por poder desacreditar a la oposición con un caso de corrupción justo en el peor momento del Gobierno, y entiendo que esto no le haga gracia al PP. Los socialistas de la crisis no han hecho leña del árbol caído, sino un barrio residencial, y eso está feo, pero es lógico. Lo que no me parece lógico es la reacción de Camps. Esa forma de denunciar a los que están interesados en destapar el asunto (como si  el hechono fuera grave de por sí y hubiera que salvar la vida de los pobrecitos de traje y reloj) y llamarlo acoso, cuando él debería ser el primero en sanear a los suyos. Porque es la única respuesta correcta ante la corrupción: investigar, perseguir y luego apartar.

¿De qué va este hombre? Por una parte, quejándose de que se investigue a la gente de su partido. Tal vez no deberíamos hacerlo, claro. Deberíamos dejar que los pobres (qué risa) se salieran con la suya. Pero sería más fácil si el PP no le facilitara las herramientas al Gobierno. Eso me hace pensar que no hay que irse muy lejos para encontrar al primero de los corruptos (y si es que es el primero y no hay alguien por encima y que además lo está presionando, lo que explicaría la mala cara que tiene el hombre últimamente).

Por otra parte, me siento verdaderamente mal, humillado, como si me tomaran por tonto, con su actitud. Que no se investigue a los sospechosos de enriquecerse a costa de los ciudadanos me parece inviable. Pero encima esa pose, ese victimismo, me enfada bastante. Como si encima, una vez descubiertos los culpables, hubiera que pedirles perdón.


Hablemos de guerra

Ni la muerte del cabo Cristo Ancor Cabello, ni reportajes como Españoles en la ratonera, de nuestros compañeros David Beriain y Sergio Caro, ni siquiera todas las evidencias existentes son capaces de hacer que este Gobierno admita lo que todo el mundo sabe desde hace tiempo: que Afganistán es una guerra.

Cuando el presidente Zapatero habla de “misión de paz” en referencia a Afganistán, en realidad no miente, porque el cometido de las tropas españolas en el estado asiático es el de reconstruir el país, asistir a la población y proporcionar apoyo logístico a las tropas de la OTAN. Sin embargo, decir eso de Afganistán es poner su situación a la altura de, por ejemplo, la de Kosovo. Y, no obstante, son muy diferentes.

Afganistán es un país donde miles de soldados se enfrentan a diario a un enemigo invisible, peligroso, con un gran y creciente poder y que lleva las de ganar. Que el Gobierno venda esto a los ciudadanos con la etiqueta de “misión de paz” o de “reconstrucción” no es un simple eufemismo, sino una omisión de la verdad. Una mentira.

Y una irresponsabilidad, cuando se trata de los soldados, porque, como dice la madre del cabo Cabello, van a Afganistán con una idea, y se encuentran con algo muy diferente. Como vimos en el reportaje de Beriain y Caro, los soldados siguen sin entender qué demonios han ido a hacer allí, si a reconstruir un país o a luchar. No saben si tienen que construir edificios y velar por la seguridad ciudadana, o si tienen que arremeter contra los insurgentes.

Algo que se vuelve insultante cuando vemos a Rubalcaba negándose a reconocer que en Afganistán hay una guerra porque no quiere compararla con la de Irak. “No tienen nada que ver”, dice. Eso es algo obvio –ya lo dijo Jon Sistiaga-, pero es algo que no implica que no haya que llamar a las cosas por su nombre. De hecho, que el Gobierno oculte la verdad de esta forma, y con ese mezquino interés político, recuerda precisamente a Irak (¿ya no se acuerdan de las armas de destrucción masiva?).

Pero es por eso mismo por lo que hay que decir la verdad. Los españoles han de comprender que Afganistán no es Irak, que España realiza una labor humanitaria (¿o acaso no?), y que es justo que nuestros soldados permanezcan allí porque el país lo necesita. Pero, sobre todo, los españoles nos merecemos un Gobierno que no nos mienta (curiosamente lo que pedían los actuales gobernantes en marzo de 2004). Así que dejémonos de propaganda. Ahora, hablemos de guerra.


A la orilla del Betis

En este lunes de pascua, conclusa la Semana Grande de Sevilla, estreno esta columna semanal, titulada A la orilla del Betis, que como todos sabrán es la denominación que los romanos dieron al río Guadalquivir. De modo que el hecho de que use este nombre para esta columna ya deja ver que versará principalmente sobre temas hispalenses. Pero no sólo eso, porque también daré la visión que desde las escaleras del Muelle de la Sal tenga de otros temas de más allá de las murallas de la ciudad.

*****

Así, me estreno con un asunto que ha dado muchísimo que hablar en Sevilla y en los pueblos colindantes, y del cual muchos de los que no sois de aquí habréis oído hablar si habéis estado atentos al segundo volumen de Radio Ruina. Hablo del Metro de Sevilla, ese medio de transporte durante más de tres décadas anhelado, y cuyo último proyecto de Línea 1 comenzó a construirse cinco años ha, y debería haber estado concluso hace casi tres.

Continuar leyendo


Medidas del Gobierno Canario contra la crisis

Sé que llevo un tiempo sin aparecer por aquí, lo que no quiere decir que no esté al tanto de lo que ocurre por la web. Los motivos que podría alegar por mis prolongadas desapariciones son varios, pero sobre todo es la desidia. Odio escribir sin que me nazca de forma natural, sobre hechos que no me llegan a tocar esa fibra con la que se activa mi pensamiento crítico y mis ganas de reflexionar (a pesar de alguna que otra entrada sobre El Hombre más pequeño del mundo y similares).

Pues bien, esta mañana he leído en el diario de mis islas, La Provincia, una noticia en la que se explicaba que el Gobierno Canario ha propuesto una medida según la cual se insta a los supermercados y grandes almacenes a donar la comida caducada o a punto de caducar a las familias más necesitadas. Inmediatamente, la propuesta ha abierto un arduo debate entre las Pymes, las grandes superficies, la oposición y las ONG’s.

Para los que no lo sepan, el Gobierno de Canarias está regido por Paulino Rivero Baute, perteneciente a CC (Coalición Canaria), un partido de tendencia más bien conservadora y que es conocido por una curiosa trama de dinero negro, malversación de fondos y mala gestión de la Administración Pública (y así van las cosas en estas siete afortunadas…). Pero a pesar de que los hechos le precedan, muchos han osado de tachar la iniciativa de populista o incluso chavista (¡¡lo que hay que oir!!!… y perdonen el uso de paréntesis, pero es la forma más correcta para introducir mis pequeñas opiniones en este artículo informativo). Las razones expuestas para el rechazo van desde que puede ser nocivo para la salud de quien consuma dichos productos hasta que esa es una labor que corresponde a las ONG’s, que ya trabajan a través de diversos programas de recogida de alimentos.

Pero yo, en mi humilde opinión de periodista independiente y frustrada con la profesión que va a desempeñar, me pregunto con un toque de malicia si acaso aquí no navegarán intereses económicos, esos que, de vez en cuando, aparecen por el panorama político. Porque bien es cierto que Paulino Rivero, y en su prolongación todo el gobierno canario, la han pifiado al crear una Policía Canaria, que nada pincha ni corta en tiempos de crisis, pues ya nos abastecemos en demasía con las locales, las nacionales, la guardia civil y no sé si se me escapa alguna. Pero un dicho español sentencia que “lo cortés no quita lo valiente”, y seguramente a las familias más necesitadas, a aquellas que tienen que apretarse el cinturon para llegar a fin de mes, a aquellas que tienen a alguno de los miembros (o a los dos) en paro, que tienen que pagar un alquiler, que vestir a sus hijos… a estas familias poco les importará la pregunta que hace el Sr. Ángel Tristán Pimienta, director de La Provincia, en su artículo de opinión:

¿Qué pensarán de Canarias los alemanes, ingleses, suecos o belgas que lean que el Gobierno va a repartir comida a punto de caducar o las sobras de las tiendas? Se creerán que estamos como en Guatemala, Nicaragua o Guinea Bissau.

Pregúntese, Sr. Tristán Pimienta, qué pensarán los hijos de sus trabajadores canarios, de esos que están en paro y que leen su periódico a diario, cuando abran la nevera y la vean vacía. A lo mejor su punto de vista cambia.


Bolonia: qué mundo más extraño

En respuesta a esto.

Lo que son las cosas. Resulta que el 20 de Noviembre se reúne la Junta de Gobierno de la Universidad de Sevilla en el Rectorado para aprobar 19 grados. Esto, por supuesto, a pesar del movimiento anti-bolonia y el desconocimiento del Alumnado. El caso es que allá van unos cuantos estudiantes en contra que pretenden leer un manifiesto para que se los tenga en cuenta, y les cierran las puertas. En las narices. Y, por supuesto, con varios seguratas cerca. Los estudiantes deciden quedarse ahí y ven cómo esas enormes, pesadas y ante todo frágiles puertas del siglo XVII sólo se abren para dejar paso a señores enchaquetados, por lo que se ofrecen a escoltarlos para que no se pierdan y llegar así a la Junta de Gobierno. Ahora bien, los seguratas se oponen. Y, por supuesto, fuera del Rectorado empiezan a concentrarse los furgones de la policía y aparece, por aparecer, hasta la guardia montada.

Para el Rector de la Universidad de Sevilla, esto es impedir el acceso a varios miembros de la Junta de Gobierno. Un par de apuntes:

-Que el secretario del CADUS solicitó en dicha Junta el acceso de dos representantes para leer el manifiesto y se les negó. Porque sí.

-Que no hay ningún artículo que permita a la Universidad de Sevilla cerrar las puertas del Rectorado. Esto, por tanto, es ilegal. Y luego la policía se enfada si se canta que lo llaman democracia y no lo es. Continuar leyendo


TELEDIARIO PRECARIO, cuarta edición

Ya estamos aquí otra vez. Hoy con Jake Soulinake encerrado en la guarida. Pero aún así, siendo dos, nos ha salido un nuevo TELEDIARIO PRECARIO.

La manifestación por la III República en Madrid. Estuvimos con Gaspar LLamazares de IU.

Además acudimos al polémico Debate Público entre los estudiantes de la Complutense con el Rector Carlos Berzosa en torno al Plan Bolonia. Hemos realizado un video en apoyo a la protesta de nuestros compañeros, que están encerrados desde el Lunes 14 de Abril en la Facultad de Filosofía y Letras.

Y también recordamos quiénes son los nuevos ministros y ministras.

Por cierto, estamos buscando BECARIA PRECARIA (chica que estudie periodismo vamos). ¿Te animas?

Por cierto, que nos podéis encontrar a parte de en SinFuturoYSinUnDuro en nuestra Televisión Sin Futuro y en las siguientes páginas de Internet: