Archivo de la etiqueta: george w. bush

Elecciones en EE.UU.: Obama vs. McCain, primer asalto.

A pesar de la incertidumbre, Barack Obama y John McCain se han enfrentado en el primer debate de la lucha electoral por la Presidencia de EE.UU. Aunque ambos han lucido trajes de similar tono azul, Obama llevaba prendida de su solapa derecha una banderita con la que despejar dudas sobre su falta de patriotismo.

El tema de este primer debate era la seguridad nacional y la política exterior de los EE.UU., pero los recientes acontecimientos económicos han mandado y el debate ha comenzado con la inevitable referencia a la crisis que atraviesa la primera potencia mundial y el plan de rescate puesto en marcha por George W. Bush.

Tanto Obama como McCain han coincidido, al comienzo de sus intervenciones, en que la situación económica a la que se ha llegado se debe a malas prácticas durante las Administraciones de Bush y a la radical brecha existente entre los intereses de Wall Street y los de los ciudadanos corrientes. McCain ha reconocido el exceso de codicia y avaricia de los agentes privados y la falta de responsabilidad de los cargos  destinados a controlar las políticas económicas y financieras.

Ante esta coincidencia, al ser preguntados por sus diferencias en medidas económicas, Obama ha defendido su programa de asignaciones económicas a las clases menos pudientes, así como una reforma en el sistema de salud que garantice una cobertura sanitaria adecuada para todos los estadounidenses. McCain ha criticado esta política de inversión y se ha centrado en el discurso habitual del Partido Republicano: recorte de gastos, mostrándose favorable de revisar los presupuestos militares y poniéndose en contra de la reforma sanitaria de su oponente.

Ambos candidatos van a apoyar el plan de rescate económico que George Bush proponga, por lo que el moderador les ha preguntado a qué estarán dispuestos a renunciar con tal de llegar a un acuerdo en el plan. Barack Obama ha regresado a su propuesta de modificar el sistema de seguros en el que se basa la sanidad estadounidense y en lugar de exponer sus renuncias ha defendido un plan de inversiones de corte keynesiano y otro de reducción de la dependencia energética exterior basado en las energías renovables y la optimización de los vehículos. John McCain tampoco ha concretado sus renuncias y, al igual que Obama, ha expuesto sus propuestas: inversión en energía nuclear, prospecciones petroleras en el territorio de EE.UU. y control del dinero donado a terceros países.

A lo largo de todo el debate el principal punto fuerte de McCain  ha sido presentarse como un político republicano independiente y crítico con la Administración Bush, para proyectar una imagen de ruptura en la continuidad que significaría su victoria.

Obama, sabedor de las críticas que le acusan de inexperto, se ha mostrado como alguien previsor en cuanto a política económica e internacional, un analista conocedor de la situación mundial, capaz de identificar los problemas y actuar para solucionarlos. McCain ha identificado rápidamente la estrategia del demócrata y le ha atacado desacreditando sus análisis y calificándolo como alguien que no entiende por dónde van los tiros.

Tras el apartado económico han pasado al internacional. “¿Qué lecciones hemos aprendido de Irak?”, les ha preguntado el moderador. “No se puede tener una mala estrategia que nos lleve a perder un conflicto bélico”, ha comenzado el republicano para después defender la actual estrategia en Irak: “Regresaremos cuando hayamos ganado la guerra. Alcanzaremos la victoria y la honra”; y ha explicado las consecuencias que acarrearía una derrota en ese frente: mayor influencia de Irán, mayor violencia sectaria y una guerra contra el terrorismo más amplia.

Continuar leyendo


Ambiente prebélico entre Estados Unidos e Irán.

Según informaciones de El Economista, EE.UU. se estaría preparando para atacar a a Irán antes de que George W. Bush termine su mandato. Por su lado, Irán ha anunciado la creación de un misil de 2.000 km de alcance.

El Economista publicó el día 25 en su edición dominical un reportaje según el cual George W. Bush estaría decidido abush390.jpg terminar por la fuerza con el programa nuclear iraní antes de que finalice su mandato en 2008. “Esto es algo real. Creo que está lanzando señales de que piensa hacerlo”, afirma un alto mando del Pentágono citado por el diario económico que compara la situación actual con la que hubo antes de la invasión de Irak. Sin embargo, nadie puede afirmar a ciencia cierta que a Irak y Afganistán vaya a sumarse el frente de Irán. “Si me lo hubiera preguntado hace un año, habría dicho que sí”, afirma John Bolton, ex embajador de EEUU en las Naciones Unidas, “pero hoy no lo sé”, dice el periódico.

Al igual que pasó en los meses previos a la invasión de Irak, se ha producido una escalada en las declaraciones y hechos contra Irán, al declarar Bush a la Guardia Revolucionaria como organización terrorista y aprobar sanciones unilaterales contra el país de los ayatolás. Sin embargo, según fuentes consultadas por el diario (militares británico y Nick Burns, negociador del Departamento de Estado para Irán) estas presiones estarían dirigidas a forzar una solución diplomática.

Pero no hay que olvidar que también se presionó al máximo a Saddam Hussein para acabar invadiendo Irak; y es que la vía militar es una opción considerada por el Pentágono, que habría probado “en Nuevo México su Big Blue (la Madre de Todas las Bombas, de 13.600 kg) para comprobar su poder explosivo frente a búnkeres y túneles profundamente ahmadinejad.jpgenterrados”, similares a los que resguardan las instalaciones nucleares iraníes. Otros datos que confirmarían la preparación de la maquinaria bélica para un ataque a Irán son la petición “al Congreso de 88 millones de dólares para equipar a los bombarderos Stealth B2, con bastidores lo suficientemente resistentes para transportar la enorme bomba”, y la “identificación de más de 1.000 objetivos para un potencial ataque aéreo contra instalaciones nucleares iraníes, defensas aéreas y bases de Guardias de la Revolución, pese a las declaraciones realizadas la pasada semana por Robert Gates, el secretario de defensa, en el sentido de que esta planificación es meramente “rutinaria”, afirma El Economista.

Pero, según los expertos, una acción bélica contra Irán traería una nueva oleada de terrorismo, mayor inestabilidad para Irak y la subida del barril de petróleo hasta precios cercanos a los 200 dólares.

En este ambiente, Irán anunció la construcción de un misil que tendría 2.000 kilómetros de alcance. Su nombre es Achoura (la fiesta sagrada chií) y se uniría al ya presentado en septiembre pasado, de nombre Ghadr-1, con un radio de alcance de 1.800 kilómetros, capaz de alcanzar Israel y las bases estadounidenses en la región.