Archivo de la categoría: Televisión

¿Se acuerda de este pianista? (II)

Puedes leer aquí la primera parte.

Fueron pasando las semanas, creciendo a su vez la expectación por Piano man. E incluso la industria de Hollywood pensaba realizar una película sobre su vida. Se continuó con la búsqueda de su identificación, aunque no se había conseguido nada, pensando muchos de los trabajadores del hospital que se quedaría con ellos para siempre.

Pero el 20 de agosto se tuvo constancia que el joven había dejado el hospital repentinamente. El primero de los medios de comunicación que trató sobre ello fue el sensacionalista tabloide británico The Mirror, aunque tardó dos días en publicarlo.

Continuar leyendo


¿Se acuerda de este pianista? (I)

Un día de mayo de 2005 estaba leyendo, como habitualmente hacía, el periódico que se distribuía en el centro dónde yo estudiaba, que era El País. Un reportaje, situado en la contraportada, me atrajo inmediatamente. Gran medida de ello fue su muy directo titular: ¿Conoce a este pianista?, del que parte de este he utilizado deliberadamente para este post. También tenía su fuerza la foto situada en el centro, que se correspondía con el músico: un joven rubio de mirada perdida y algo cabizbajo, sujetando un montón de partituras. Pocos días después, todo lo referido con el pianista de El País fue ampliamente difundido por las televisiones de España. Aunque, por lo menos en este país, apenas se supo finalmente lo que le pasó a él.

Continuar leyendo


19J en Madrid: Aviso a periodistas y navegantes

Primero la documentación y luego la reflexión:

Mapa del recorrido en Madrid del 19J

Fotos: RBK Saez

Crónica y reflexión:

Se vienen sucediendo distintas marchas y acampadas del llamado “movimiento 15M”. Muchos ciudadanos y periodistas no lo entienden, y los medios de comunicación a veces informan sesgadamente sobre la realidad de las marchas, las convocatorias, las asambleas y sobre todo del por qué ocurre todo esto hoy y ahora. Basten dos ejemplos:

  1. Se ha dado cobertura y voz a la afectación de los comerciantes de La Puerta del Sol por la acampada. Durante un mes muy probablemente hayan reducido sus ventas algunos de ellos. Otros como pizzerias y tiendas de comida rápida, por contra han aumentado su caja, ampliando incluso sus horarios de venta. La proporcionalidad en el periodismo, si hablamos de la objetividad e imparcialidad, debería de llevar pareja que quien protesta por miles de desahucios al día, por millones de sueldos de 600 € con carreras universitarias, no haga que la voz sea la de los pocos comerciantes que existen en Sol,,que tambien se quejaron 4 años por las obras de la Plaza y poco caso se les hizo. Ahora su testimonio sirve de altavoz para  deslegitimar el movimiento.
  2. El intento de reventar las manifestaciones y la infiltración de policías de paisano en las mismas. Hay millones de frames, fotografías, y vídeos circulando por la red que atestiguan que las concentraciones y los ciudadanos son en una inmensa mayoría pacíficas. Ciertos medios de comunicación solo se están fijando en los altercados, y siempre locutando sobre las imágenes que son provocados por violentos, a la vez que se ven más porrazos que ciudadanos arrojando latas, botellas de cristal o piedras. No hay por tanto argumentos de sobra para calificar de violentos a hechos no contrastados, como se ha venido demostrando en los últimos días. Que manifestantes arrinconen a policías secretas y les incriminen de que han instigado y cometido actos violentos para que sus compañeros llevasen a buen fin la carga policial, y a pesar de que no haya imágenes de los disturbios que ellos mismos provocaban, no son argumento suficiente para decir que el vídeo es un montaje.

Hoy he recorrido Madrid, desde Gregorio Marañon, hasta Neptuno y de Neptuno hasta Atocha. He visto jóvenes, no tan jóvenes, y también he visto más ciudadanos que banderas republicanas, aunque el sesgo informativo de algunos haga entender que esto es un movimiento revolucionario a favor de la república, lo cual no es cierto.

Una imagen vale más que mil palabras, pero estamos acostumbrados a que las imágenes nos entren por los ojos en un medio como la televisión en el que además se refuerzan con el discurso de quien pone voz a esas imágenes, sea o no verdad lo que dice cuando realmente se ve otra cosa.

Esta revolución se está gestando, pero no se podrá ver por la televisión, sino que el canal será internet. Si no me creo lo que veo en un vídeo de la tele, buscare uno de YouTube, buscaré otro y otro hasta que me refuerce mi opinión y mi versión de los hechos. En cambio, la prensa tradicional, con sus gigantes y costosas cámaras observan la escena desde altos andamios buscando siempre el centro de las concentraciones y tan solo por unos segundos.

Ante esta realidad, y siendo parte de este, un blog en el que hace ya cuatro años denunciamos que debían de existir nuevos medios para nuevos tiempos, porque nuestras vidas como periodistas ( y hoy como ciudadanos ) estaban supeditadas a un “sin futuro y sin un duro”, quiero hacer una reflexión y una propuesta.

Yo hoy he ido a grabar la marcha del 19J de Madrid. Tengo imágenes en vídeo, de las que el montaje que ilustra este post, son una muestra. Un amigo me las ha pedido para que una coordinadora de Rivas Vaciamadrid, monte un vídeo con las imágenes de la marcha. Y subo la apuesta. En este mismo post (una vez estén subidos los brutos cuando nuestras indignas líneas ADSL lo permitan), las pondré a disposición de cualquier medio de comunicación que cite a @SinFuturo y emita y produzca su contenido en Creative Commons.

Y ¿por qué hago esto?

  • Porque seguro que hay mucho periodista, videoperiodista, editor, realizador, cámara, productor y gente del medio en paro, que con ellas y con sus imágenes y las de otros pueda montar un vídeo y demostrar que no es un movimiento de violencia.
  • Porque como yo, puede ser que otros se animen a compartir también las imágenes para contrarestar la mentira que ciertos medios de comunicación muy adheridos a los poderes económicos emiten cada día.
  • Porque las imágenes valen más que mil palabras, pero son más lo que se omite que lo que se enseña, y el objetivo es que quien use internet encuentre más variedad.
  • Porque necesitamos nuevos medios, con nuevos periodistas, que se bajen con sus cámaras del andamio y recorran la manifestación de norte a sur, de este a oeste, hablen con la gente y entiendan el movimiento. Y ya hay ejemplos en España que son referentes, como periodismohumano.com o lainformacion.com sin dejar de tener en cuenta voces individuales.
  • Porque otra información, es posible.
  • Porque los ciudadanos, cuando se hartan de la televisión, buscan la verdad, y sin manipulación en internet.

Solo hace falta que se terminen de subir las imágenes en vídeo y actualizaré el post con el enlace de descarga. Paciencia.


Andáte a tu casa, boludo


La lacra del periodismo deportivo

El nivel del periodismo deportivo actual está por los suelos. No ya sólo porque focalice la actualidad centrándose exclusivamente en el Real Madrid –a veces, también, en el Barcelona-, sino porque sus “periodistas” demuestran no tener ni idea de nada que se salga mínimamente del bipartidismo imperante.

Periodistas que demuestran carecer de la más mínima cultura deportiva, y que se limitan a hacer comentarios taberneros con una única unidad de medir: la de su propio equipo de fútbol, que por lo general suele ser el Real Madrid. Una especie de vuelta pitagorina, en la que el conjunto de la capital se convierte en la medida de todas las cosas.

Como muestra, los informativos de Cuatro, los de más éxito en audiencia. Cansado de ver y oír gazapos constantemente, me dispuse ayer a tomar nota y comprobar empiricamente las veces que estos tipos la cagan en información objetiva y contrastable, como en los nombres de los jugadores. Cualquiera que haga lo mismo con los conceptos futbolísticos erróneos que se sueltan en 1 hora -algo más subjetivo-, no tendría ciberespacio suficiente en el que albergar tanta crítica.

El primer error vino de boca de Nico Abad cuando predice el posible 11 del Deportivo. Al llegar al lateral izquierdo su silencio, por segundos, se puede llegar a cortar con cuchillo. Súbitamente, dice el nombre del primer lateral izquierdo no madridista que se le viene a la cabeza: Mané. Tras el patinazo, y probablemente aliviado al comprobar él mismo que ha dado justo en la tecla en el último momento, continúa diciendo el posible once titular, aliviado a pesar del clamoroso piscinazo.

Lo evidente es que Mané no es un jugador del Deportivo, sino del Getafe. El gaditano saltó a la palestra esta semana por enfrentarse a José Mourinho, entrenador blanco, por defender a su ex compañero Pedro León. Si no hubiera sido por eso, quizás hubiera dicho que el lateral izquierdo del Deportivo sería Abidal, tal vez el único lateral izquierdo que conozca de la Liga BBVA que no sea del Madrid. O tal vez, ni eso.

Continuar leyendo


Los nuevos canales de la TDT (II)

Continuo el post que he escrito aquí. Os recuerdo que para ver estos nuevos canales tenéis que volver a sintonizar la televisión. Si hay algún problema, haced click aquí.


La censura refinada (El eterno retorno)

La información, desde sus inicios, ha estado al servicio de la élite. Podemos remontarnos a los inicios de la escritura, en la antigua Mesopotamia, o al Egipto de los faraones, y comprender así que siempre fue utilizada por el poder político-religioso para mantener controlada a la población. Aquel invento fue calificado como la primera revolución de la información.

Con la aparición de la imprenta de tipos móviles, Gutenberg propició, casi sin quererlo, la segunda revolución informativa. El descubrimiento se antojaba peligroso, pues podría traer la democracia cultural -relevante es, en este sentido,  que el primer libro impreso fuese La Biblia, para que así cualquier persona que lo pretendiera pudiera tener todo el saber divino en su propia casa, sin necesidad de intermediarios-, con todo lo que ello conllevaba. Súbitamente,  de nuevo el poder político-religioso se apropió del contenido de los documentos impresos, y censuró todo aquello que se salía de lo estipulado legalmente. Al menos ahora, el pueblo podía tener acceso a la cultura, así como la posibilidad de almacenarla, aunque hasta bien entrado el siglo XX no se  consiguieran unos niveles de alfabetización dignos en España.

Actualmente, dicen que vivimos una tercera revolución, la de la era digital. Y llegó el más difícil todavía: Continuar leyendo