Archivo de la categoría: Venezuela

Esa sucia forma de actuar de los Estados Unidos

Estados Unidos vuelve a usar sus viejos trucos para quitar de en medio a quien pretende alterar el sistema. Nada nuevo bajo el sol. Ello a pesar de que “The Hope” está al cargo de un país que, más que cambiar,  se regenera a sí mismo. Eso mismo fue lo que provocó el cambio de nombres –Obama por Bush-, pero que sólo fue eso, un falso cambio que sólo le ha servido a Obama para ratificar todos y cada uno de los  pasos dados anteriormente por su antecesor.

De ser cierta la noticia aparecida hoy -si su objetivo es simplemente dañar la credibilidad de Julian Assange, ya lo han conseguido- serviría para confirmar que Obama sigue siendo una gran mentira, un producto del márketing, y que lo que hace no es nuevo, sino que sigue los pasos del viejo libro de estilo norteamericano, donde aparece registrado cómo se debe actuar en cada caso, para hacer desaparecer a aquellos elementos incómodos, ésos que pueden deshacer todo el tinglado tal y como está actualmente montado, y que ya sabemos a quién favorece.

Las argucias utilizadas por el país norteamericano desde que se constituyó como nación para defender sus propios intereses, muestran a las claras que el estado democrático más antiguo del mundo, sigue muy a rajatabla aquella máxima maquiavélica en la que el fin siempre justifica los medios. Y si hay que quitar de en medio a uno, todo sea por el bien de una nación.

No expongo una opinión personal. Esa postura ya fue defendida abiertamente ante las Naciones Unidas por Jeane Kirkpatrick, en su famosa doctrina. En ese momento hizo público el, hasta entonces oculto, libro de estilo norteamericano. El objetivo entonces era erradicar los estados socialistas. El fin último, dar continuidad al sistema.  Siguiendo dicha postura, daba igual hacer desaparecer a ciertas personas o mantener a todo un país sumido en una dictadura. Eran los 80, la época de Ronald Reagan, y con su famosa doctrina, Kirkpatrick justificó que en plena Guerra Fría, Estados Unidos crease y protegiera dictaduras totalitarias, aunque fuesen genocidas, para así mantener a raya a un determinado pueblo, que podía ver con buenos ojos determinadas ideas progresistas.

Según Kirkpatrick, los regímenes totalitarios procuran controlar los pensamientos de sus ciudadanos, utilizando la propaganda, el lavado cerebral, la reeducación, el espionaje a particulares y la represión política masiva basada en la ideología del Estado.

Continuar leyendo


Comparaciones

No sé si es por mi afán de ir en contra de la masa, de “dar la lata” o de defender lo que al resto le parece indefendible (sí, lo reconozco, a veces me divierto así), pero hay un aspecto del periodismo con el que me lo paso pipa. No hablo ya de escribir artículos escandalizadores al estilo de Pérez Reverte o soltar discursos populistas y espinosos como Losantos.  Se trata, simplemente, de leer varios periódicos cada mañana, para así darme cuenta de las grandes diferencias que existen entre ellos y ser capaz de sacar mis conclusiones. En estos vericuetos me hallaba yo hace un momento cuando no he podido evitar la tentación de compartir con vosotros las dos siguientes noticias. Veamos.

En primer lugar, El País titula: “Hugo Chávez rechaza el debate con Vargas Llosa en ‘Aló Presidente'”. La misma noticia, se presenta en Público diciendo que “Vargas Llosa pone a María San Gil “como ejemplo” en la lucha por la libertad“. Hasta aquí, todo incorrecto. Después de leer las noticias, cada cuál sacará sus propias conclusiones y decidirá si entra dentro de la normalidad el modo de actuar del presidente de Venezuela o, en caso contrario, roza eso que llaman actitud dictatorial. Si en nuestra lectura periodística nos quedásemos aquí, seguramente optaríamos por la última opción. Pero al seguir leyendo medios (alternativos, por cierto), hay algo que no empieza a cuajar. Resulta que, según deci.me, son los medios privados quienes censuran a Chávez. Por lo visto, éste ofreció un debate con los intelectuales de izquierda (en El País se hacen eco de este aspecto, pero sólo en el interior de la noticia y escrito de tal forma que parece una propuesta negativa). Claro que esta opción queda mucho menos criticable que las presentadas por nuestros periódicos nacionales.

Aún así, no acabó aquí la cosa. En temas de relevancia, la noticia anterior se encuentra entre las diez más leídas de Público y la sexta o séptima en la portada de El País. Algunos minutos después, leyendo titulares de Rebelión, me entero de quela editorial Einaudi no publicará a Saramago por criticar a Berlusconi”. Me gustaría saber qué primeras páginas a todo color harían si hubiera que sustituir a Berlusconi por Castro, Morales o Chávez.

En fin, cosas patéticas del periodismo.


Hipocresía al cuadrado

Indignada me hallo. Indignada y rabiosa. Así que disculpen ustedes si a lo largo de este artículo digo algo fuera de tono, escandalizante o incluso vejatorio. Pero, sinceramente, no puedo más. Me saca de mis casillas la hipocresía contenida en el sistema en el que vivimos, la hipocresía materializada en los rostros con bigotes y cuellos con corbatas que desfilan por el escenario político europeo/norteamericano, la hipocresía manifiesta en los discursos solidarios con una Cuba “sin libertad” pero bastante más moderados con el crimen palestino. Y ya saben de qué hablo.

El motivo de mi ira, como no podía ser de otra forma, es la manipulación mediática que se está llevando a cabo con el proceso de referéndum en Venezuela. Quisiera gritar ¡BASTA! a la cara de todos y cada uno de los que escriben palabras tan fuera de contexto, tan sesgadas, tan poco honestas.

¿De verdad nos preocupa tanto una votación de reelección indefinida? ¿De verdad pensamos que esto supondría un acercamiento a la dictadura? Entonces manifestémosnos contra Berlusconi, que lleva unos 14 años en el poder. Hagamos huelga por la recuperación de la memoria histórica en el periodo dictatorial de Felipe González. Ah, claro, se me olvidaba que ellos no postulan por ideas contrarias a la lógica mundial.

Entonces pensemos en la expulsión de Luis Herrero, el eurodiputado. ¡¡¡Qué escándalo!!! ¡¡¡Señor, salva sus almas corruptas!!! Es totalmente incoherente e inmoral expulsar a un individuo que llega a un estado ajeno insultando su sistema, tachando de dictadura lo que unos ciudadanos totalmente conscientes han elegido democráticamente (nótese la ironía). Creo que cuando vuelva a España, más o menos en marzo, me iré a Madrid y me colocaré con un gran megáfono en frente de La Moncloa (yo, individuo sin poder, sin cargos) a gritar a los cuatro vientos que vaya democracia de mierda es ésta, que con el dinero de todos está comiendo toda una familia Real. Y no sólo eso, sino que también se compran casas de 500 metros cuadrados y yates y polos de Lacoste y bolsos de Prada y vestidos de Vittorio y Luchino (o como se escriba, no ando muy puesta en esto de la moda). Hagan sus apuestas y a ver qué podría ocurrirme.

Y por último, el colmo de la hipocresía lo he visto reflejado en un artículo de El País, que dice textualmente que “hay lugares de Venezuela donde el agua no llega nunca y la leche en días alternos, pero raro es el venezolano que no tiene dos teléfonos móviles”. Muy señores míos, me parece genial que critiquen esto, pero entonces… ¿por qué critican también lo contrario con los cubanos? Si en esta isla todos los ciudadanos tienen leche y agua pero no tienen teléfonos móviles es un sacrilegio. Si ocurre al revés, resulta que tampoco es de su agrado.

Aunque eso sí, yo me sé cuál sería la formula perfecta. Que un 10% de la población mundial tenga agua, leche, móviles, ordenadores, vestidos caros, primeras marcas, coches, motos, casas, iPhones, un Mac… y el resto, bueno, el resto pueden morirse aplastados por las hipotécas, por la angustia de no llegar a fin de mes, por el dolor de no poder satisfacer las necesidades primarias tal y como quedó recogido en esa Declaración de 1948.

Anda y que les jodan. Yo me doy de baja en la profesión periodística.


Cornelis Zitman llega a Sevilla

La exposición sobre algunas obras de Cornelis Zitman en el Convento de Santa Inés es uno de los eventos más interesantes de este mes de Enero. La muestra, con obras procedentes de diversas colecciones, está compuesta por alrededor de 60 esculturas de bronce y otros materiales así como dibujos del artista holandés.

Cornelis Zitman es un escultor nacido en Leiden, Países Bajos, el 9 de diciembre de 1926 y nacionalizado venezolano. Ha expuesto en ciudades como Tokio, Nueva York, Sao Paulo o Madrid; y entre otros premios ha sido condecorado por la Orden del León neerlandés. Su obra ha sido calificada como “escultura de la vista”, por su carácter explícito, a la vez que se posiciona en contra del modelo enigmático de artistas actuales y apuesta por una importante atención a la realidad.

La muestra, patrocinada por la Fundación Cajasol, forma parte de una gira que se inició a finales de año en Huelva y que prevee continuar por Barcelona y París, además de otras ciudades. La exposición será inaugurada por el delegado provincial de Cultura en Sevilla, Bernardo Bueno, esta tarde a las 19 y permanecerá abierta hasta el 15 de Marzo en horario de martes a sábado de 10:30 a 14:00 y de 17:30 a 21:00. Domingos y festivos de 10:30 a 14:00.

*También publicado en La Campana.


Chávez celebra los 10 años de su ascenso al poder

El presidente venezolano Hugo Chávez cumplió el pasado sábado día 6  de diciembre -el mismo día que la Constitución Española, que contrariedad- 10 años de su primer triunfo en las urnas. Y, pensará él, qué mejor para celebrarlo que proponiendo una enmienda que le permita la reelección continua.

“Hemos acordado activar la enmienda por la vía de la Asamblea Nacional. Deben recogerse firmas para apoyarla. Vamos a celebrar la Navidad en campaña, en batalla”, dijo Chávez a sus seguidores, en el palacio presidencial de Miraflores, durante un discurso dado ante la enfervorecida multitud.

Continuar leyendo


Chávez quiere arrestar al “Corleone” venezolano

El presidente venezolano Hugo Chávez quiere encarcelar a Manuel Rosales, gobernador opositor del estado de Zulia, en un movimiento de cara a las próximas elecciones estatales y municipales del 23 de Noviembre. La excusa: la sospecha de planear el asesinato del presidente venezolano.

En un mitin celebrado en Maracaibo y televisado para todo el país, Chávez tachó a Manuel Rosales de ser un peón del capitalismo, peor que Don Corleone“. “Su plan es derrocarme, anilquilarme”, añadió Chávez. El presidente de Venezuela ha tratado también de calentar los ánimos y, en un lenguaje guerrillero, ha amenazado con preparar un plan militar contra el gobernador opositor: “Si se prende el pedo, tomaremos los fusiles” y ha avisado “¡Que nadie se olvide de que esta es una revolución pacífica, pero es una revolución armada!

Manuel Rosales es uno de los opositores más importantes al gobierno central y está al cargo del estado más rico de Venezuela, Zulia posee una de las mayores bolsas de gas y petróleo del hemisferio norte, además de ser una de las regiones en las que venció el NO al Plan de Reforma Constitucional de 2007 proyectado por Hugo Chávez.

La historia viene de lejos. Manuel Rosales ya estuvo relacionado con el famoso golpe de 2002 que derrocó a Chávez, cuando firmó y avaló el decreto que proclamaba a Pedro Carmona Estanga como Presidente de la República. En 2006 fue el candidato de unidad a la presidencia del país en las elecciones que venció Chávez con un 63% de los votos. Pero la inquina de Chávez hacia el actual gobernador de Zulia ha ido creciendo tras las acusaciones de promover la secesión de la provincia y su asesinato. En todo momento, el gobernador de Zulia ha rechazado las acusaciones de Chávez y las achaca a un intento de encrespar el ambiente de cara a las elecciones del 23 de Noviembre. También ha condenado las bravatas de Chávez y ha señalado que no teme “ni a los tanques ni a los cañones“.

Por el momento, el presidente venezolano se ha negado a viajar a la XVIII Cumbre Iberoamericana que se celebrará en San Salvador la próxima semana por temor a un atentado.

FOTO: Blog de Juan Guillermo Tejeda.


¿Y ahora qué? (algunas consideraciones)

El resultado no podía ser peor para George W. Bush y los tiburones de Wall Street. Con una ventaja de 17 votos (225 frente a 208), una amplia mayoría republicana ha dicho que no al plan de rescate propuesto por el presidente estadounidense y que, en un principio, contaba con el apoyo de demócratas y republicanos.

El Dow Jones, uno de los índices de referencia en Wall Street,  ha estado pendiente de la votación y al conocer el “no” se ha desplomado como nunca lo había hecho en su vida (en puntos) cayendo un 6,71%. Al instante, muchas bolsas europeas han reaccionado y ni la distancia atlántica ha podido evitar que acusasen pérdidas.

Este plan de rescate de Bush pretendía insuflar aire a la maltrecha economía estadounidense, una medida intervencionista que ningún liberal de manual, y mucho menos un neocon, podría tolerar. ¿Dónde están ahora los defensores del libre mercado y la competencia cuando el mercado falla y se desmorona como un castillo de naipes? Apretando el orto del miedo que tienen y pidiendo ayuda a aquel que quieren fagocitar y sustituir.

¿Dónde están los cancerberos de los que ahoran lloran y gimen de miedo? ¿Por qué no chillan como es su costumbre y defienden los postulados de sus amos? Los medios de comunicación se han implicado tan a fondo con la banca que ahora que ven que sus socios y propietarios se hunden, los arrastrarán en su naufragio. Ahora ven como buenas, iniciativas que antes consideraron malas.

Continuar leyendo