“La mujer sin piano”: nada de nada


La mujer sin piano” es posiblemente la peor película española de 2009. Estrenada en el Festival de Cine de San Sebastián con mucho bombo y poco platillo (por eso de no confundir el ruido con la música), su capacidad para sacar toda tu bilis es digna de estudio. Pero incluso va mucho más allá de la mera nulidad, encima su director, Javier Rebollo, se sube al carro de los mesiánicos salvacines y afirma que otra industria española es posible y su película es esa opción, ¡esperemos que se equivoque!

La sinópsis es sencilla, patética e indigna: Carmen Machi es una mujer menopaúsica a la que, sin previo aviso, le empieza a pitar un oido. Su vida es anodina; está casada y tiene un hijo, pero estos personajes no tienen ningún desarrollo en la trama. Porque Machi abandona su hogar, abandona a su marido y su hijo y se dedica toda la película a vagabundear por la noche madrileña con una maleta y una peluca. En esta “trepidante” aventura le acompaña un polaco e incluso se topa con una panda de magrebíes que le increpan, ¡apasionante!

Cuando le otorgaron la Concha de Plata al Mejor Director en San Sebastián, Rebollo fue recibido en la gala con pitos (convenientemente disimulados por TVE) y desconcierto general. Porque esta es una película que no trata sobre nada y encima se regodea en su pedantería; de “héroes anónimos” pretenden calificar algunos a los personajes. Pero estos “héroes” van más allá del anonimato y caen en el desinterés y finalmente en el hastío. Dice el director, Rebollo, que quiso hacer una película aburrida, como la vida misma. Lo que ocurre es que si eres incapaz de transmitir la desidia, acabas conduciendo al espectador al suicidio. Creo que la palabra oportuna para definir a “La mujer sin piano” es “incapacidad.

Durante 94 eternos minutos vemos a Machi pasear por Madrid con unos tacones que llegan a ser el culmen de la desesperación. Con un ritmo lento y cansino, la escasa acción se desarrolla sin llevar al espectador mas que a un callejón argumental sin salida. Al final, la aparición del polaco, que está esperando un autobús a Katowice, termina por agotar el escaso crédito del filme y demuestra lo absolutamente ridículo que es. Sirva de ejemplo la siguiente escena:

Polaco le dice a Carmen Machi que él es católico porque el Papa es polaco (era) y acto seguido se tira al suelo y empieza a rodar. Fin de la escena.

Quizá el mérito de Javier Rebollo está en conseguir tirar a la basura 94 minutos de metraje y pasar a engrosar la larga lista de pitufos imitadores de José Luís Guerín (piénsese en grandes pedantes como Jaime Rosales y Carlos Serrano Azcona) , quien les da un repaso artístico a todos con “En la ciudad de Sylvia” y tiene la decencia de no ir predicando por ahí un nuevo “cine español”. Con directores como Rebollo dan ganas de morirse. No emociona, no transmite, no crea, no, no, no… Demasiados noes y poca creatividad.

Dice Víctor Erice (grande de verdad) que no hay ningún director español actual que haya aprendido nada de él.

“La mujer sin piano” es una castaña como la Catedral de Burgos de grande.

Anuncios

13 responses to ““La mujer sin piano”: nada de nada

  • Víctor Guybrush

    ¡Eso de la Catedral de Burgos lo dije yo de 300 hace mil años en mi antiguo blog! ¡HERMANO!

    Por otro lado, está claro que no has entendido nada de la película. Seguro que eres un vendido a yankilandia al que solo le gusta Michael Bay. ¿Erice? ¿Ese quién es?

    • J

      A mi me parecen mucho mejor lo que he visto de Erice y Guerín, pero no comparto tu visión demoledora de esta película. Comprendería que dijese que no cuenta nada alguien que sólo asimile el cine más convencional, pero sí dices que Erice y Guerín son grandes me cuesta entender que la película te parezca tan irritante o imposible de entender. Creo que el hastío vital de la protagonista, lo que siente,
      se transmite muy bien. Coincido con el critico de Fotogramas que dice que sobran los zombis fumadores y la chica con la videocámara, es lo único que me chirría y me resulta totalmente frozado. Por lo demás es una película minimalista como otras muchas que se han hecho, que refleja lo que pasa en el interior de unos personajes a través de situaciones aparentemente irrelevantes. Hay otras muchas películas mil veces más difíciles de entender en las que todo resulta gratuito y absurdo.
      Aquí hay situaciones surrealistas, pero conectadas con lo cotidiano
      y se entiende perfectamente lo que quiere decir. En el momento que comentas no es tan chocante que el personaje se caiga desplomado, ya que sabemos que lleva mucho tiempo de pie trasnochando y ha bebido. Está hecho de forma que puede provocar desconcierto, pero es algo intencionado. Es el tono de la película: recalcar el surrealismo de determinadas situaciones para transmitir la sensación de alienación de los personajes.

  • Daniel Rivas Pacheco

    Amén, hermano. Ese Erice, qué tipo tan desconocido!

  • Paideia

    Discrepo absolutamente con la crítica. Es una película sensorial, que hay que sentirla… disfrutar de las nimiedades, porque se pueden contar historias que puedes creer más insignificantes, pero que son muy intensas.

    Acepto esta crítica, por supuesto. Es vital que una película suscite estas diferencias. Eso significa que trasciende el cine convencional.

  • Andromeda

    Hoy he visto la película y no coincido en absoluto con la crítica. Cuando veo un cuadro de arte abstracto no lo analizo, sino que me dejo llevar a ver que puede transmitirme. Eso es lo que hay que hacer con La Mujer sin Piano, dejarse llevar para ver que provoca. Y no deja precisamente indiferente, por momentos he sentido depresión, ansiedad, tristeza, incertidumbre e inquietud en la noche madrileña más oscura, y si un cuadro o una película me remueven por dentro, por mi parte, misión cumplida. Y hoy lo ha conseguido la película.
    Yo no sé hacer críticas propias de cinéfilos, yo sé lo que quiero cuando voy al cine, quiero sentir y que no me traten como idiota. A pesar de la no envidiable vida de esta mujer, tiene un final optimista, ha pronunciado el nombre de su marido y ese es el principio de una via de escape, del comienzo de la comunicación. De acuerdo, muchas cosas anteriores pueden parecer forzadas, pero la vida y la gran ciudad es así de inesperada.

  • jonatan

    Hola, pues… soy uno de los actores que salen en el reparto (salgo poco la verdad) y puede ver la película en su estreno. Es cierto que es un poco pesada lo que ocasiona que sea larga. La historia quiere decir mucho y consigue decirlo pero lo que no se puede hacer es ir a ver una historia con ideas preconcebidas. Me explico, estamos acostumbrados al ritmo americano del cine y en cuanto nos tocan el ritmo y la base “Maquiavélica” de las historias nos ponemos a correr y a gritar… y no es así. Cual grandes son las historias japonesas, de ritmo demoledores o las iraníes… no esperemos que el cine sea siempre igual, viva la diferencia…
    Esta es una historia, como muchas que hay, es una más y el que quiera conocerla que se siente, sin prisas ni ideas y que disfrute de sus momentos.
    Y en cuanto a lo de verlo en el estreno, quería decir que muchos aplaudieron, y elogiaron al director y a los actores… y después corrieron a dar críticas de muerte… Es fácil ser falso, lo difícil es ser auténtico.
    un saludo

  • jesus

    cuando se estreno la pelicula y donde puedo verla?

  • Carlos

    Construir una pelicula a base de imágenes y muy poco diálogo es harto difícil, sólo reservado a ciertos genios. Pero la película no defrauda, lo que ocurre que cuando nos vemos al espejo muchas veces no nos gusta lo que vemos. Machi desespera no oírla hablar, las personas de atención al públio con las que Machi tiene que lidiar, provoca llevarlas a la cámara de gas. El hastío y el aburrimiento, es pavoroso, pero es lo que nos espera a todos si nos descuidamos. Machi debe aprender a moverse frente a las cámaras, el cine no es la TV. Pero pasa la prueba ella, el director a medias, y el tema tiene un Execelente.

  • Anastasio Mayo

    Vaya forma de terminar una crítica, con toda la subjetividad del mundo, castaña. Con la misma subjetividad te digo que tu crítica es otra castaña, y a pesar de que no comparto tu crítica me ha gustado leerla, así de contradictorio soy.
    Es cierto que Guerín es Guerín, pero joder, que no es el único ente vivo. Y lo que diga Erice es problema suyo, muy respetable pero no va a misa.
    Yo a este película le veo varias incongruencias internas: cuando aparecen el personaje de la ¿prostituta? la cámara se mete en el coche con ella (eso no tiene sentido dentro de lo que se nos está mostrando, nos saca del entramado). Hay otro momento similar, no recuerdo cual, en el que la cámara se va con uno que apareció por allí (en otra incongruencia). Si a una película ya extraña de por sí le metes encima esas arritmias que rompen el propio sentido interno, te saca. A mí personalmente me ha gustado ese experimento formal y narrativo, con la mínima expresión dramática y de desarrollo. Machi me parece que está sensacional. En España falta más riesgo, nuestro cine es muy plano, muy parecidas las producciones de género y de época.

  • sebas

    Lo unico que generó la lectura de esta critica es intensificar mis ganas de ver la pelicula.

  • patriuche

    Gente que no sabe reconocer el alma en una película. el alma de lo que expresan esos largos silencios e imágenes, hay que ser vacío e intolerante en comprensión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: