Jon Sistiaga: “Lo importante no es llegar el primero, sino ser el primero en contarlo bien”


VALENCIA .- Gemma Jordán

Sistiaga durante la conferencia. Foto: Gemma Jordán / Electropress

Entre la espada y la pared; así puede verse cualquier periodista que cubra una información o una historia conflictiva, violenta o delicada. Y así se ha sentido muchas veces el reportero Jon Sistiaga (lo conocereis porque ahora trabaja para Cuatro y porque era compañero de José Couso, el cámara de Telecinco asesinado en el hotel palestina, en Irak, por un obús norteamericano), y por eso tituló su conferencia “Entre el conflicto bélico y el ético”.

La conferencia, en el Centre de Cultura Contemporània Octubre de Valencia, comenzó con una muy buena presentación del librero Lluís Andrés. Buena por breve y clara, “Nunca tantos han estado tan desinformados por tan pocos“, citó a Eduardo Galeano. Con eso quedaba explicado todo.

Una de las afirmaciones que más llegó al público de Sistiaga, además de la curiosidad que despertó que no quiera ser llamado “reportero de guerra”, fue que los periodistas nos hemos convertido en los historiadores, los notarios del siglo XXI, que esa aportación a la memoria y la conciencia colectiva era lo que le impulsaba (en realidad nos impulsa a muchos) a seguir trabajando y viajando a esos lugares. Eso, y el poder ser testigo de las más grandes miserias del ser humano, pero también de sus más grandes virtudes.

Sistiaga no quiere ser considerado “reportero de guerra” por las implicaciones que ese término arrastra tradicionalmente; divorcios, alcohol, dureza, búsqueda del riesgo gratuito, insensibilidad…y muchas veces también manipulación de la realidad para vender mejor una noticia a través del morbo. A raíz de esto comentó una anécdota curiosa, la que le ocurrió con dos compañeros reporteros de otros medios, porque les grabó disparando una Kalashnikov junto a miembros de la Alianza del Norte, en Afganistán, como prueba y noticia de que allí, durante días, no ocurría nada interesante ni mucho menos peligroso, a pesar de que esos compañeros, después, vendieran en sus medios la arriesgada a la par que interesante situación que estaban viviendo. Por supuesto, a aquellos dos reporteros no les hizo ninguna gracia.

Sobre la manera de tratar las imágenes y las historias también habló Sistiaga; de todo lo que dijo sobre esa práctica (la conferencia se alargó una hora y media, no vamos a reproducirla punto por punto), la afirmación que mejor lo resume todo; ¿higienizar las imágenes? Sí, si éstas no van a aportar nada a la información ni el contexto. Es decir, eso de destapar un cuerpo reventado para fotografiar la sangre o levantar la cabeza del narco decapitado para entrar en directo en las noticias, (cosa que él ha visto hacer), no es ni correcto, ni necesario. Porque ahí no se está mostrando más la realidad, sino que se la manipula y ensucia. Esta sería una práctica a seguir dentro de la nueva corriente que poco a poco se aposenta en el reporterismo de conflictos y de guerra; desde la Guerra de los Balcanes, ya no se resalta lo bélico, lo heroíco de lo militar, sino que se va a contar qué es lo que les pasa a los verdaderos damnificados; los civiles.

De la situación de los periodistas (desde reporteros a redactores, cámaras, traductores, conductores, realizadores, técnicos…) en las zonas en conflicto y sobre todo en guerra, tampoco la realidad parecía muy halagüeña; la última vez que hubo una guerra declarada formalmente entre naciones, fue en 1945 entre la URSS y Japón. Desde entonces, para el Derecho Internacional no ha existido en realidad ninguna guerra, así que no puede exigirse ni derechos, ni cobertura, ni seguridad, ni siquiera responsabilidad.

Y dos últimos apuntes sobre dos fenómenos nuevos:

  • dada la autocensura que se vive en muchos medios españoles, el periodista se harta y más de una vez le da el soplo de una información interesante que no puede publicar en su medio, a un compañero de otro medio que sí la pueda seguir y sacar.
  • y una reflexión sobre las nuevas tecnlogías y su aplicación a la comunicación: “en un momento en que con Twitter, o Facebook o incluso con el sms puedes contar cualquier cosa enseguida, lo importante ya no es llegar el primero a contarlo, sino ser el primero en contarlo bien”.
Anuncios

5 responses to “Jon Sistiaga: “Lo importante no es llegar el primero, sino ser el primero en contarlo bien”

  • cassandra262

    Muy bueno!!!

  • Jon Sistiaga: “Lo importante no es llegar el primero, sino ser el primero en contarlo bien” | Espejo Tecnologico

    […] Autor: Redacción SinFuturo Lea el resto aquí : Jon Sistiaga: “Lo importante no es llegar el primero, sino ser el primero en contarlo bien” […]

  • cerote

    Con respecto al morbo, tengo yo mis dudas… ¿qué es es más ético, tapar la realidad para que no nos disguste y silenciar los conflictos para así darle un barniz menos escandaloso, o mostrar todo lo que sucede tal cual?

    Es decir, ¿es más ético mirar para otro lado y contar la guerra sólo con palabras, con el riesgo que tiene de que la información careza de interés, o es preferible contar la realidad tal cual, aún a riesgo de que nos duelan determinadas imágenes por no se qué convencionalismo social?

    Yo creo que la función del periodista que cubre un conflicto es mostararlo todo tal cual. Es la única manera de que una guerra nos llame la atención, aunque a los 10 minutos volvamos a nuestros asuntos y nos olvidemos de lo que pasa. La realidad siempre fue dura.

  • Gemma Jordán Vives

    Hola cerote; eso está claro, pero él hablaba de sacar detalles escabrosos y contaba esas dos anécdotas que, para no hacer el escrito más largo, he resumido:en una, en Palestina, se encontraban cuatro cuerpos reventados pero envueltos en una alfombra y con los rostros completamente deformados. Ellos sacaron detalles de las manos, las piernas, un plano general de los bultos, nada más.Llegó un fotógrafo de Reuters y destapó la alfombra, fotografiando las entrañas y los intestinos de uno de los muertos, ¿eso es informativo? Yo creo que no, para contar un conflicto no hace falta eso, además de que en ese caso manipuló la realidad mostrada para sacarle más carnaza. Yo creo que si hay muertos y mutilados hay que informar sobre ello y sacarlos, pero no es necesario mostrar los órganos y la sangre, de ahí lo de “higienizar” las imágenes. Si dentro de 10 minutos me voy a olvidar de lo que me estaban contando, ¿por qué no al menos guardarle un respeto póstumo al asesinado y mutilado?

  • Jose

    Me parece increible que John Sistiaga hable de contar algo bien. Para mi es un sensacionalista, manipulador y tendencioso.
    Bochornoso hasta decir basta es su reportaje sobre Corea del Norte, plagado de mentiras, manipulado hasta la saciedad mediante el juego de las imagenes y sus comentarios falsos y tendenciosos.

    http://alejandrocaodebenos.com/cgi-bin/weblog_basic/index.php?p=4

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: