Una contraportada de 120 metros


VALENCIA.- Gemma Jordán.

Megayate Hamilton

Megayate Hamilton

Desde hace más de un año, en Valencia existen movimientos cívicos que reclaman un montón de cosas; desde el traslado o el cambio de condiciones de del circuito urbano de Fórmula 1 (Valencia Street Circuit, le llaman, ya hay que ser “coent”*), a la, de una vez, sustitución de barracones prefabricados por aularios decentes para numerosos niños de toda la Comunidad. El Carmen sigue cayéndose a pedazos a pesar de las iniciativas de sus vecinos, la costosa dársena creada para una Copa América que solo volverá a la ciudad si sus convecinos la pagan al millonario suizo, está desierta y a la espera de que se le encuentre un verdadero uso. El carril-bici, en una ciudad tan llana y con tan buen clima como la valenciana, es prácticamente inexistente, el patrimonio cultural va desapareciendo y el emblemático Cabañal sigue a expensas de que Rita Barberá, la justicia, la Unión Europea y la empresa, ya descompuesta, Cabanyal 2010, se aclaren respecto al futuro de un barrio único y considerado Bien de Interés Cultural.

Pero aquí nos mola lo que nos mola, y a pesar de la inagotable fuente de información social y urbanística que el “cap i casal” es, Las Provincias, el segundo periódico regional más vendido y leído en la Comunidad Valenciana, le dedicó su contraportada del sábado a esta interesantísima información: El megayate del magnate ruso Andrei Melnichenko ha estado fondeado durante una mañana en el puerto de Valencia. Se ve que el hombre iba a estarse cinco días, pero, “fuentes del Consorcio” desconocen porque no se quedó 24 horas. Lo mismo es porque llovía, váya usted a saber. Eso sí, interesantísimo dato, el ruso ricachón tiene un sistema giratorio en la cama del barco para orientarla hacia donde le plazca su magna vista. Para que luego digan que ser periodista en Valencia es difícil.

Con todos los respetos por el autor de este artículo, que el escrito no va contra él, ni siquiera contra la publicación de una “noticia” como ésta, ya que curiosa es (si bien, a mi entender, más que en contraportada, debería haber ido en “Sociedad”); “120 metros de lujo en el puerto de Valencia” y la colocación que se le ha dado en la edición impresa, es un botón de muestra de la situación que se está viviendo en el mercado informativo valenciano. Un mercado informativo que, imagino, será muy parecido en el resto de la geografía española. Yo solo espero que todo ese nuevo periodismo que lleva unos pocos años cociéndose (vamos, que “es va coent”) sea capaz de cambiar aunque sea algo, todo esto.

*”Coent”: he intentado encontrar una web que, en castellano, explicase qué significa “coentor” o “coent”. Como no lo he conseguido, me permito la licencia de hacerlo yo misma: “coentor” significa cursilería o cutrez, y en Valencia se usa tanto para estos términos, como para hablar del mal gusto provocado por ser “nuevo rico” o por lo conocido como “quiero y no puedo”.

Otros artículos de Gemma Jordán en SinFuturo:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: