The Godfather (El Padrino)


Con el escándalo de Rod Blagojevich, el gobernador que pretendió vender el escaño de Obama en el Senado, queda de manifiesto nuevamente lo que todos sabíamos: en invierno siempre hará frío, y el poder siempre estará corrupto. Lo que no sabemos por desgracia es hasta dónde llegará este turbio asunto. Ni siquiera sabemos si algún día conoceremos toda la verdad.

Es difícil creer que  el escaño ocupado anteriormente por Obama no fuera también comprado en su día. Como es difícil creer que Obama, el último propietario del mismo, no saque beneficio  alguno en el caso de que la hipotética venta fuese cierta.

Lo único que sabemos es que no es el primer caso ni que tampoco será el último. El anterior caso de corrupción en EE.UU. está aún cercano en el tiempo. Lo tenemos en Ted Stevens, senador republicano por Alaska, y también el republicano que más años llevaba en la Cámara, que fue declarado culpable por no informar sobre renovaciones realizadas en su casa de Alaska y que fueron pagadas por la petrolera Veco, y sobre otros obsequios recibidos de esa firma.

El valor total estimado del soborno era de más de 250.000 dólares, que incluyen el levantamiento de un piso adicional y la construcción de un garaje y una terraza en su residencia, así como el beneficio de un vehículo todoterreno nuevo, que fue canjeado por un automóvil más viejo.

Todo esto me ha hecho recordar dos famosas conversaciones de la película El Padrino. La primera de ellas, entre Kate, la novia americana de Michael Corleone, y el propio Michael. La segunda, entre Michael y su padre, don Vito Corleone. La realidad siempre superará a la ficción.

Kate: Tú no eres como tu padre, Michael.

Michael: Mi padre no es diferente a cualquier hombre poderoso. Es un hombre responsable de otros muchos… Igual que un senador o un presidente.

Kate: ¿Como puedes ser tan ingenuo? Los senadores y los presidentes no matan a nadie.

Michael: Oh… ¿Quién es el ingenuo, Kate?

Don Vito: He trabajado toda mi vida para conseguir el bienestar de mi familia, y siempre me he negado a ser un muñeco movido por los hilos, por los poderosos. Contigo tenía otros proyectos, Michael. Pensaba que algún día podrías llegar a mover esos hilos. Senador Corleone, gobernador Corleone, o más…

Michael: Sí, un pez gordo.

Don Vito: Pero… No ha habido tiempo, Michael.

Anuncios

Acerca de cerote

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla. He hecho y sigo haciendo prensa, radio y televisión. Pero en ningún medio me siento tan libre como a la hora de escribir en este blog. No te mentiría si dijese que me encantaría hacer de este mundo un lugar mucho mejor, pero sé que suena a utópico. Así que mi único interés diré que será invitar a la reflexión a través de informaciones que, ya que no pueden ser objetivas, al menos intentaré que estén redactadas con total honestidad, una palabra que se echa en falta hoy día en la mayoría de redacciones. Puedes seguirme en twitter, @JuAntMoreno Ver todas las entradas de cerote

2 responses to “The Godfather (El Padrino)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: