La crisis y el nuevo orden mundial


EFE / Ron Sachs

El pasado 18 de Octubre se reunieron en Camp David George W. Bush, presidente de los EE.UU; Jose Manuel Durao Barroso, presidente de la Comisión Europea; y el presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, con la intención de dar una respuesta conjunta a la grave crisis económica actual. Si bien, la decisión de promover una serie de encuentros entre mandatarios mundiales refuerza la impresión de que en momentos de crisis las relaciones internacionales en materia económica son aún más imprescindibles si cabe, las posturas encontradas en torno a los posibles participantes y la misión de las referidas reuniones no hacen sino aumentar las distancias ya existentes entre las políticas internacionales europea y estadounidense.

Mientras que los tres mandatarios han apostado por la participación del G-8 (Francia, Gran Bretaña Italia, Canadá, Estados Unidos, Rusia, Japón y Alemania) y el G-5 (China, India, Brasil, México y Sudáfrica), además de un país árabe; las posturas europeas y norteamericanas divergen dada la voluntad europea de remendar un sistema que parece no dar más de sí. Nicolás Sarkozy ha abogado por la necesidad de construir “el capitalismo de mañana, hacer de las futuras conferencias un nuevo Bretton Woods que facilite la creación de un nuevo orden basado en un capitalismo integrador, con un mayor peso de las potencias emergentes. Si bien esta decisión ha sido unánimente apoyada tanto por la Unión Europea, el G-5 e incluso, aunque en materia económica, por el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki Moon; los EE.UU han rechazado reformar el sistema en su totalidad y, en palabras de George Bush, lo esencial era desarrollar una serie de cambios necesarios concernientes a los órganos reguladores y las instituciones para evitar una repetición de esta crisis” pero preservando “los fundamentos del capitalismo democrático.

El rechazo de los EE.UU a perder su posición dominante en el sistema actual hace casi imposible encontrar soluciones a las crisis políticas y económicas mundiales. Desde el comienzo del nuevo milenio, las tensiones entre China y Rusia y EE.UU dentro de los organos internacionales en temas como la incorporación de países a la OTAN, las cuestiones relacionadas con la proliferación de armas atómicas en Corea del Norte, Irán, India y Pakistán, así como los sucesos de Darfur, Kosovo o Georgia, no han hecho sino mostrar a las claras la necesidad imperante de cambiar el sistema actual de acuerdo con el nuevo orden del poder mundial.

Todos son golpes contra la supremacía americana que se ve entre el muro y el foso en los frentes del Este, al estancamiento del órgano GUAM (Georgia, Ucrania, Azerbayán y Moldavia) desde 2004, que antaño servía de contrapeso a la influencia rusa en la Europa del Este y el Cáucaso, hay que sumar el impulso económico de China e India y sus aspiraciones junto a Rusia a través de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS), órgano que desde 2003 ha fomentado acuerdos económicos y energéticos de primer orden entre los países integrantes de la OCS. También en el propio continente americano EE.UU se enfrenta a grandes desafíos. Hija de graves desequilibrios sociales y, al amparo del petróleo, la efervescencia socialista en Sudámerica ha dado agudos dolores de cabeza al gobierno de George W. Bush con sus ciclos de nacionalizaciones de empresas como rechazo a las inversiones extranjeras y sus continuas denuncias contra una posible intervención encubierta de EE.UU, que de nuevo trae viejos fantasmas de la década de los 70.

A todo esto habría que sumar los aún pasos titubeantes que parecen encaminar a la Unión Europea hacia una mayor libertad de acción internacional. El rechazo de gran parte de la ciudadanía a las guerras de EE.UU contra el terrorismo ha provocado que los mandatarios europeos vean con gesto dubitativo la política internacional de los norteamericanos. Pero es precisamente ahora durante la crisis, cuando el poder europeo ha mostrado su mejor cara, ofreciendo resistencia frente al caos bursátil de manera conjunta y apostando por soluciones diferentes a las implementadas por EE.UU. Aunque no se haya consagrado todavía la unión real que supone la Constitución Europea y que podría traer los grandes cambios en los organismos internacionales que cita el profesor de Política Internacional Daniel W. Drezner en los párrafos finales de su artículo El nuevo orden mundial nuevo en la revista Foreign Affairs, la voluntad europea de dar una mayor importancia a los países emergentes supone una respuesta frente a la crisis y a la vez un espaldarazo que fomente las buenas relaciones con un G-5 que ansía su trozo de la tarta.

Sin embargo, la tormenta internacional que abate Estados Unidos en estos momentos puede no ser suficiente para llevar a cabo las predicciones de algunos gurús que ya cantan su derrota. El poder norteamericano se ha sentido desde hace más de un siglo. Estados Unidos aún lleva la voz cantante en todos los organismos internacionales y puede permitirse estos desmanes: sigue siendo el número uno en investigación, la mayor economía mundial, el gran inversor planetario y conserva soldados en los cinco continentes. La cuestión principal quizás sea cuál es la influencia real de los EE.UU en el siglo XXI y cuánto trozo de poder compartirá con los países emergentes.

Acerca de Buentes

Poeta y Periodista con muchas ganas de aprender. Ver todas las entradas de Buentes

8 responses to “La crisis y el nuevo orden mundial

  • Pablo

    Enhorabuena Buentes porque creo que es un muy artículo. De los mejores que os he leído.

    De lo que no hay duda es que en los próximos años el poder irá cambiando de manos. Habrá que ver que sucede con temas como la crisis de alimentos, y con el desarrollo de dos potencias en continuó crecimiento que cuentan con un tercio de la población mundial.

    Saludos.

  • Buentes

    Muchas gracias, Pablo. La verdad es que el asunto da para mucho y me hubiera gustado explayarme. Quizás siga con el tema en entradas siguientes.

    Coincido contigo, el poder va a traspasarse. La posición dominante que consiguió EE.UU tras los acuerdos de la Segunda Guerra Mundial y la caída de la Unión Soviética parece abocada a repartirse entre varios agentes. El renacer de Rusia, el crecimiento de China dentro del molde capitalista e incluso una hipotética e idealista Europa gracias a la moneda única plantean al poder estadounidense una alternativa real en la que tienen mucho que decir las potencias emergentes y los países no alineados. Las nuevas alianzas cambiarán el sistema.

  • Jack Daniel's

    Estupendo análisis, paisano. Coincido con Pablo en su apreciación, el poder irá cambiando a medida que nos adentremos en el siglo. Las potencias emergentes tendrán mucho que decir, siempre y cuando no caigan en los viejos fallos del capitalismo salvaje. Lo que se palpa en el ambiente es que los ciudadanos están un pco hartos de que cíclicamente nos veamos envueltos en estos cataclismos sin comerlo ni beberlo y al final paguemos los platos rotos. La gente tiene poca capacidad de decisión sobre sus propias vidas y eso no le gusta a nadie y acaba cansando y al final es la gente la que vota y la que se moviliza. Si los poderes mundiales quieren que el sistema perviva, esto pasa por la expansión de la democracia y que la democracia regule de una manera transparente la avaricia de los poderosos estableciendo límites válidos y eficaces. Además está el polvorín del tercer mundo, que ya no quiere permanecer más tiempo invisible a occidente y reivindica su lugar y sus derechos.
    Me parece que el escenario está bien calentito y de las medidas que se tomen de ahora en adelante va a depender en buena parte el futuro del mundo tal y comno lo conocemos. La hegemonía de EEUU, intacta todavía, cada vez es más cuestionada y su futuro dependerá en muy buena parte del tipo de gobernantes con que se doten sus ciudadanos. Pero está claro que tienen que cambiar y alejarse de modelos como Bush y demás si no quieren verse cuestionados una y otra vez.
    Un saludo.

  • david

    En estas sircnstancias económicas lo mas provable es que l termine pagando los paices mas pobres del mundo esto desencadenara un efecto domino que terminara por convertirce en una senginaria guerra ideologica mundial.

  • palotes

    Las llamadas potencias emergentes tomarán el relevo más tarde o temprano de USA,Japón no y por ahora no muestran mucho interés en mostrar al mundo un modelo de capitalismo humanista, bastante más salvaje que el actual.Veamos.

    China Oil Petroleúm,en Libia el 90% de su personal son presos con largas condenas chinos, en Sudán son lo mismo pero de cadena perpétua.Es la segunda petrolera más grande del mundo.

    Mittal Steel, de la India ( dueña de Arcelor), emplea a una casta tan inferior para desmantelar barcos con reactores nucleares con el riesgo que conlleva manipular estos barcos.

    Tata Motors Corporation dueña de Land Rover y posible de Ford-Volvo el 50% del personal de sus plantas de ensamblaje en la India trabaja descalzo

    Como sean estos los que hereden a los actuales la cosa no es desde luego alentadora,es preferible quedarnos como estamos y en paz,pero cualquiera para el empuje como vienen arreando…cualquiera.

  • Buentes

    Palotes, las multinacionales occidentales también actúan de ese modo y si no ahí están las Nike o Adidas para coger a niños del tercer mundo y ponerlos a coser… Lo que está claro es que todos preferimos un cambio en el sistema, una reforma que ponga coto a las locuras de las multinacionales y que ayude a los más desfavorecidos. A ver si la reunión logra algo real aunque a ver si nos van a vender más humo.

  • palotes

    La reunión que hagan desde luego no van a mirar si los de Adidas en Vietnam tienen a críos de 10 años haciendo zapatillas deportivas, eso lo dicen otros, tú yo u otro preocupado por este esclavismo.

    Analizarán las cosas en profundidad, prohibirán esas prácticas tan sinverguenzas que han dado lugar al boun financiero y luego el estallido este, las prohibirán pero dará lugar a otras más sofisticadas y que dependerá de que las autoridades monetarias que vigilen eso no den tanta manga ancha a pesar de que cuando iba bien todo el mundo estaba supercontento de la situación.

    Tiene que ser el trasfondo tan amoral,salvaje y cabrón que pienso que en algún lado deberá haber un responsable de esto, ya sea Greespam, Bernanke, el del Banco Europeo, eso que ha ocurrido no ha sido fortuito como si fuera la caida de un meteorito y a estas alturas ningún juez ha llamado a capitulo a ninguno por causas que desconozco,parece que todo este daño no es cuantificable en la escala de delitos de ningún derecho internacional.

    Las multinacionales ( una palabra en desuso,mejor decir transnacionales), no tienen ni tuvieron unificado un criterio de explotación unificado me explico.

    El origen del expansionismo inmenso este no fue por llevar el producto más cerca del consumidor, era por una mera cuestión de ajustes productivos en lugares donde por una miseria son capaces de montar turbinas de avión, con más calidad y precisión que en donde esté la sede central y se ajustan fielmente a la legislación laboral ( si es que existe) del país donde esté ubicada.

    Una transnacional como Unión Cardibe, especializada en gases, en una planta de la India le reventó una seguridad a un reactor en pleno proceso crítico y mató instantáneamente a miles de aldeanos y campesinos. ¿Si es en Estados Unidos?.Todavía ni un duro han soltado por aquello.

    La tragedia de Seveso en Italia, otro de lo mismo, la sucesión de anormalidades por parte de la autoridad que no estableció los controles de seguridad necesarios dió lugar a esa catástrofe.

    Contra los modos productivos no van a decir ni pio porque son estos los que sostienen siempre a los otros, dado que bien eso es sabido estos sinverguenza viven del dinero que prestan de los demás.

    O sea dirán palabras rimbombantes,solemnes, mucha filosofía y periflollo y a otra cosa mariposa… porque ¿que se va a inventar para que ellos no sean lo que son con el alto nivel de intocables que tienen? y cambiar a estas alturas de lo siglos. El Comunismo los escaldó un poco, pero murió como todo invento humano.

  • Clara

    He leido a fondo el tema y es para mi, de mucho interés. Sin embargo, tengo una objeción relacionada al concepto utilizado por Drezner en lo que confiere al “Nuevo orden Mundial Nuevo”. Según su análisis, Estados Unidos, consciente de la distribución actual del poder (con China e India como potencias emergentes, por su marcado y continuo crecimiento tanto demográfico como económico) pretende incorporar a las potencias ascendientes al “concierto de las grandes potencias”, integrándolas en los organismos internacionales vigentes -originados por EEUU-, de este modo se aseguraría de que estos países se muevan en un orden mundial creado sobre principios e intereses estadounidenses y asi, no peligre la hegemonía de EEUU.
    El problema estaría en que estas nuevas potencias formen instituciones nuevas (como es el mencionado caso de la SCO´y el MNOAL) y EEUU quede excluído de ellas, por eso es necesario que China e India se sientan conformes con las organizaciones existentes. Para lograr ésto, se propone generar reformas para otorgarle mayor voto a las potencias en ascenso. Ahora, el otorgar mayor poder en las instituciones -como en la OMC o FMI-, implica que quienes decaen tengan que ceder ese espacio, y estos países perdedores de poder serían por ejemplo los Estados de la Unión Europea.(La supremacía estadounidense es clara, y no serían, de ninguna forma quien tenga que ceder poder). Es por ello que son ellos quienes estancan los cambios que quiere generar EEUU en las organizaciones internacionales.
    Asimismo, no son éstos los únicos obstáculos que se presentan, también influye el creciente sentimiento antiestadounidense (generado por la conducta unilateral de Estados Unidos, principalmente en la invasión a Irak) que genera desconfianza -y miedo a que EEUU quiera deshacerse de tratados existentes con las reformas que propone-, también se encuentran los países en vías de desarrollo quienes temen perder la poca influencia que poseen en los organismos multilaterales, junto a ellos el problema del COngreso en Estados Unidos y el aumento de fuerza de los demócratos quienesse resisten a las modificaciones propuestas por ésta, la administración BUsh, entre otros problemas.
    Nose, qué les parece este punto. Espero sus opiniones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: