La mejor fotografía de 2007


2007.jpg
Esta fotografía titulada “Soldado estadounidense descansando en un búnker” es la ganadora del premio World Press Photo 2007. Publicada en la revista estadounidense Vanity Fair, fue realizada por Tim Hetherington y el jurado la eligió por saber expresar “la extenuación de un hombre, la extenuación de una nación”, informa El Mundo.
victima.jpg

De todas las premiadas he elegido és ta otra instantánea del japonés Takagi Tadatomo, “Víctima del ataque de una banda“, tomada en Nairobi, Kenya, para retomar un debate que se inició en el blog Chiquiworld y que continuó Sonia Blanco en el suyo. Es el debate de la espectacularización en la información, es decir, ¿cuál es el límite a la hora de informar de las catástrofes, las guerras y sus horrores? ¿Qué se puede mostrar para ilustrar el horror cotidiano en el que viven ciertas poblaciones?

Sin duda la fotografía del japonés ha sido elegida por mostrar los horrores de la violencia étnica en Kenya desde el punto de vista de las víctimas. Creo que la imagen y la expresión del rostro ya nos valen para saber las salvajadas que allí se están cometiendo.

Pero hay ocasiones en las que los editores de la prensa o la televisión no se contentan y deciden ir un paso más allá y mostrar imágenes de violencia cruda, durísimas, rayanas en lo morboso. Entonces las imágenes pierden su valor de complemento de la información para convertirse en protagonistas. Los hechos se dejan de tener en cuenta y de la cabeza no hay quien se quite la imagen.

En España los libros de estilo nos libran a menudo de la violencia real (¿pero necesaria de ver?), excepto cuando El Mundo publicó las fotografías de víctimas del 11-m en el andén de una estación. Sin embargo, recuerdo de mi estancia en México cómo el tratamiento de las imágenes en la información era totalmente crudo y morboso en muchos periódicos y televisiones. Nunca podré olvidar, y siempre pondré de ejemplo, la portada aparecida en un semanal llamado Nueva Alarma. Informaban sobre el asesinato de un cura en un hotel a manos del joven que había contratado para tener sexo. La imagen principal era la del cadáver del sacerdote en mitad de un gran charco de sangre. En un ángulo superior, destacada en un óvalo, aparecía la imagen del asesino sonriendo y haciendo el gesto de la victoria.

Por soulinake.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: