Soy leyenda.


El progreso científico y tecnológico siempre suscita miedo por cuanto tiene de incontrolable por las personas y por su vertiente maligna y destructiva. Es su lado oscuro, que no podemos obviar: las técnicas que permiten el conocimiento y manipulación del código genético para evitar enfermedades hereditarias son las mismas que generan virus y bacterias capaces de arrasar poblaciones enteras, por ejemplo. Es también un instinto nuestro conservador que nos hace desconfiar y temer los progresos cuanto más radicales sean; entonces es cuando surge el apocalipsis, la destrucción futura por los excesos humanos, que cohesiona al grupo, pues ese miedo es algo universal.

El cine y la literatura han sabido plasmar muy bien esa facción humana ante el progreso, pero para generar tensión yverdadero miedo han tenido que recurrir a los arquetipos del inconsciente colectivo. Así, ese miedo al futuro se arraiga anclándose en lo más ancestral y primitivo del ser humano, haciéndose fuerte. Por ejemplo, las consecuencias de la energía nuclear se asocian al miedo a los monstruos gigantes en Godzilla, o el descontrol de los laboratorios bioquímicos se une a los muertos vivientes en multitud de películas de zombies, Resident Evil o 28 días después entre ellas.

soyleyenda-9.jpg

Soy leyenda entraría dentro del miedo a la bioquímica: un virus aniquila a la humanidad dejando como únicos supervivientes una suerte de vampiros y a Robert Neville, científico militar, inmune, probablemente el único humano sobre la Tierra, que tratará de buscar una cura a la plaga en su sangre. Éste es el argumento de la última película de Will Smith (Globo de oro al mejor actor por Ali en 2001), actor sobre el que se ha discutido mucho acerca de su elección como protagonista viendo el resultado de Yo, robot, dudando si será capaz de reflejar la soledad y la psique atormentada del personaje creado por el escritor de ciencia ficción Richard Matheson en 1954. Para intentar evitar otro fiasco como el de Yo, robot, a la dirección se encuentra Francis Lawrence, director de Constantine, y ya se han recaudado unos 76,5 millones de dólares en EE.UU, dato que permite pronosticar una buena taquilla en España pero que no asegura buenas críticas.

Ésta es ya la tercera vez que se lleva la novela de Matheson al cine, en 1964 y en 1971 ya se adaptó bajo los títulos de The last man on Earth (protagonizada por Vincent Price) y The Omega Man (Charlton Heston). Esta nueva cinta no es un remake de las dos anteriores sino la mejor adaptación hecha hasta entonces, según los críticos. Años atrás ya hubo un intento de manos de Ridley Scott y Arnold Schwarzenegger, pero se descartó por su alto presupuesto.

La verdad es que sería deseable que Will Smith no estropee la película con bromas y chascarrillos tan de su estilo, por lo menos en honor y memoria de Richard Matheson, destacada figura en la literatura de ciencia-ficción: 18 novelas, varias colecciones de historias cortas, guiones para televisión (Twilight Zone, La Dimensión Desconocida) y cine (El diablo sobre ruedas, de Spielberg), e influyente en la creación de Expediente X.

Anuncios

One response to “Soy leyenda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: